El cáncer podría pasar de ser "una enfermedad mortal" a convertirse en "una enfermedad crónica", según un oncólogo

Actualizado 05/02/2007 12:46:12 CET

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Con el cáncer hay que ser "optimista"; en España, "la tasa de curación está ya por encima del 50 por ciento, casi más cerca del 60 por ciento" y si se continúa avanzando en la investigación, en unos años, podría pasar de ser una "una enfermedad mortal" a convertirse en "una enfermedad crónica", explicó hoy el oncólogo y miembro de la Sociedad Española de Oncología Médica, Pedro Pérez Segura, coincidiendo con el 'Día Mundial contra el Cáncer'.

En declaraciones a Europa Press, Pérez Segura afirmó que "cada vez se conoce mejor por qué se produce el cáncer y qué cambios se están produciendo en nuestras células para que se malignicen". Por ello, destacó que en los avances de la investigación oncológica "está la llave para diseñar fármacos selectivos para cada cáncer concreto".

Esta nueva generación de fármacos diseñados a medida para cada paciente y cada tumor, en opinión del experto, propiciará que haya que cambiar el concepto que en la actualidad tenemos del cáncer. "Va a conseguir, a lo mejor no que hablemos de una curación a corto o medio plazo, pero sí llegar a convertir una enfermedad grave, una enfermedad mortal en algunos porcentajes, en una enfermedad crónica", aseguró.

En este sentido, Pérez se aventuró a afirmar que, si la investigación continúa, el cáncer "podrá ponerse al nivel de otras enfermedades crónicas". En esta situación futurible, el paciente, de acuerdo con el oncólogo, "podrá convivir, trabajar, hacer una vida familiar normal" y cuando se produzca, si es que llega a hacerlo, "una reagudización", someterse a un tratamiento para combatirla, tal como se hace ya en otras enfermedades crónicas.

SEGUNDA CAUSA DE MUERTE

Así, aunque afirmó que, hoy por hoy, el cáncer sigue siendo "la segunda causa de muerte en la población adulta" en nuestro país, subrayó que hay que ser optimistas ya que las tasas de supervivencia empiezan a ser "equiparables a países, en teoría, más avanzados a nivel médico" y estudios europeos colocan a España en "el tercer o cuarto puesto en acceso a fármacos de ultimísima incorporación al tratamiento oncológico".

"La población española debe ser optimista en cuanto al tratamiento del cáncer en su país y en cuanto a las posibilidades de disponer de los tratamientos de última novedad", incidió.

RAZONES PARA EL OPTIMISMO

Para Pérez, las razones de este optimismo "son múltiples": la incorporación de la población a las campañas de detección precoz, la mejora de las técnicas quirúrgicas o el hecho de que los tratamientos oncológicos sean cada vez más selectivos, menos tóxicos y más eficaces.

Por tipo de cánceres, el oncólogo aseguró que los más frecuentes, entre los que situó al de mama y al de colón o próstata, son los que más están mejorando en supervivencia. "Hoy en día, por ejemplo, en mama, el 75 por ciento que se ha diagnosticado sobrevive a la enfermedad 5 años o más, una cifra realmente optimista respecto hace tres años", apuntó.

Según explicó, lo importante es que la gente conozca más cosas sobre el cáncer y se informen sobre qué son los distintos tumores y la importancia de la prevención a la hora de lucha contra esta enfermedad. Para ello, recordó que la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) dispone de una página Web --www.SEOM.org-- para informar a todos aquellos que estén interesados en los actuales tratamientos.

Por último, recomendó una serie de "medidas muy sencillas, pero con un impacto muy importante" de cara a la prevención: "Abolición absoluta del uso del tabaco, tomar frutas y verduras con frecuencia y controlar a aquellas personas que, por su historia familiar, puedan presentar más riesgo de desarrollar un cáncer".