Publicado 24/03/2022 10:31

Uno de cada tres ucranianos desplazados padece una enfermedad crónica, advierte la OMS

Un bombero abraza a una refugiada a su llegada, con niños, al Hospital Isabel Zendal, a 16 de marzo de 2022, en Madrid (España).
Un bombero abraza a una refugiada a su llegada, con niños, al Hospital Isabel Zendal, a 16 de marzo de 2022, en Madrid (España). - Carlos Luján - Europa Press

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue con "cautela y preocupación" la situación en Ucrania y, especialmente, presta atención a los casos de personas con enfermedades, de las cuales, una de cada tres que se han tenido que desplazar del país sufre una enfermedad crónica, según ha advertido este jueves la organización sanitaria.

En total, según la estimación de la OMS, cerca de siete millones de personas se han desplazado dentro de Ucrania mientras que cuatro millones han escapado a países vecinos. La organización lamenta que casi 1.000 instalaciones sanitarias estén cerca de las líneas de conflicto, lo que produce que los tratamientos de las enfermedades crónicas hayan cesado en su mayoría.

Además, la situación sanitaria se ha agravado al haber cerrado la mitad de las farmacias, por lo que muchos sanitarios están desplazados o sin poder trabajar. Esto también implica que la vacunación contra la COVID-19 se haya frenado en seco. Antes de la invasión, al menos 50.000 personas se vacunaban contra la COVID-19 al día pero, sin embargo, entre el 24 de febrero y el 15 de marzo, sólo se han vacunado 175. 000 personas.

La OMS también recalca que condena los ataques a la asistencia sanitaria que se siguen produciendo. Hasta el pasado martes 22 de marzo, la organización había confirmado un total de 64 incidentes en 25 días, causando 15 muertos y 37 heridos, es decir, dos o tres ataques al día.

"Los ataques a la atención sanitaria son una violación del derecho internacional humanitario, pero una táctica de guerra preocupantemente común: destruyen infraestructuras críticas, pero lo que es peor, destruyen la esperanza. Privan a personas ya vulnerables de una atención que a menudo es la diferencia entre la vida y la muerte. La atención sanitaria no es, y nunca debería ser, un objetivo", ha comentado el representante de la OMS en Ucrania, Jarno Habicht.

Hasta ahora, la organización a desarrollado un sistema de suministro de material de traumatología a la mayoría de las ciudades ucranianas, y ha enviado más de 100 toneladas métricas de equipo médico a través de la frontera, a los centros sanitarios de todo el país. Unas 36 toneladas métricas de suministros están actualmente de camino a Lviv, con otras 108 toneladas métricas en proyecto, consistentes en material de traumatología, medicamentos para enfermedades crónicas, medicamentos pediátricos y suministros para transfusiones de sangre.

"Lo que estamos entregando responde a las propias necesidades de la gente sobre el terreno, donde los trabajadores sanitarios ucranianos trabajan sin descanso en circunstancias inimaginables. Un equipo de profesionales sanitarios capacitados puede, con un kit de traumatología de la OMS que contiene material quirúrgico, consumibles y antisépticos, salvar la vida de 150 heridos. En otras palabras, la entrega de 10 kits de este tipo significa salvar 1500 vidas", ha añadido Habicht.

Recientemente, un camión de la OMS ha llegado al noroeste de Ucrania, con suministros médicos críticos suficientes para tratar a 150 pacientes traumatizados y proporcionar atención sanitaria primaria a 15.000 pacientes durante 3 meses. Entre otras entregas a los centros de salud en los últimos días se encuentran máquinas de ventilación pulmonar artificial, trajes de protección química, un analizador hematológico, tanques de oxígeno líquido a granel y cilindros criogénicos.

"He visto con mis propios ojos la excepcional respuesta humanitaria en los países vecinos, pero esta emergencia está lejos de terminar. Esperamos que en las próximas semanas se desplacen más personas -principalmente mujeres, niños y personas mayores- con necesidades sanitarias aún mayores. Es posible que tengan dificultades para acceder a los servicios y medicamentos que necesitan, y esto puede tener consecuencias mortales", ha comentado el director regional de la OMS para Europa, Hans Henri Kluge.