Actualizado 13/12/2010 18:47 CET

Una de cada tres mujeres recurre a la fitoterapia durante la menopausia, según estudio

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 35 por ciento de las mujeres con menopausia ha utilizado alguna vez un tratamiento a base de plantas medicinales para los sofocos, siendo sobre todo las mujeres de 40 a 55 años y las de mayor nivel de estudios las que muestran una mayor preferencia por la fitoterapia, según los resultados del Estudio MUMENESP, diseñado por la Sociedad Catalana de Obstetricia y Ginecología (SCOG), con los auspicios de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

En total, han participado 3.022 mujeres de toda España y 162 ginecólogos investigadores, observando que hay comunidades autónomas donde existe un mayor consumo de estos productos, como Aragón, Madrid, Baleares y Cataluña. En Castilla-La Mancha y La Rioja, por contra, el uso de la fitoterapia es menor.

Además, esta investigación analiza la opinión de la mujer sobre la información que tienen respecto a las terapias disponibles para tratar aquellos síntomas y trastornos asociados a la menopausia. Cuatro de cada 10 mujeres consultadas (39%) creen que no tienen información (19%) o la que tienen es escasa (20%).

Por comunidades, Castilla La Mancha (44%), Extremadura (25%) y Galicia (25,7%) son las que tienen menos mujeres que afirman estar informadas sobre tratamientos para los síntomas y trastornos asociados a la menopausia, mientras que las mujeres encuestadas de Madrid (74,9%), País Vasco (72,1%), Aragón (71,3%) y Baleares (70,4%) son las que tienen información en mayor porcentaje.

Frente a esta situación, el presidente de la AEEM, Rafael Sánchez Borrego, afirma que "el tratamiento debe ser, además de individualizado, decidido no sólo por el médico sino que éste debe consultar con la mujer para saber qué terapia puede ser la mejor en cada caso".

"Normalmente, cuando elegimos un tratamiento sin conocer la opinión de la mujer nos equivocamos porque no sabemos qué síntomas son los que empeoran en mayor medida su calidad de vida y qué terapias le son más cómodas o menos molestas", ha explicado.