Actualizado 18/11/2010 12:04 CET

Uno de cada dos españoles con 'enanismo' ha sufrido discriminación

Acondroplasia, enanismo
MUSEO DEL PRADO

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Uno de cada dos españoles con acondroplasia, enfermedad comúnmente conocida como enanismo, ha sufrido discriminación "alguna vez" en los ámbitos de la educación, el empleo, el entorno o recibiendo "burlas, risas, miradas y comentarios indiscretos" y casi 9 de cada diez de ellos cree que los poderes públicos no promueven la lucha contra ella, según los resultados de una encuesta realizada en el IV Congreso Internacional I+D+i en Acondroplasia.

El estudio, publicado en un informe jurídico promovido por el Real Patronato sobre Discapacidad y el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), revela que mientras la mitad de la población española con acondroplasia ha sufrido en alguna ocasión discriminación, el 28 por ciento la padece "frecuentemente" y el 22 por ciento restante dice no haberla sufrido nunca.

Así, el 40 por ciento de las personas que se han sentido discriminadas perciben que la discriminación está relacionada directamente con su condición física y un 28 por ciento afirma también sentirla de manera indirecta debido a la falta de condicionamiento del entorno y a barreras en el diseño de los bienes, productos y servicios.

Además, el 86 por ciento de quienes padecen esta enfermedad aseguran que la discriminación hacia su discapacidad tiene "una mayor estigmatización social que otro tipo de discapacidades físicas" y apuntan que la sensibilización e información es, en general, mayor hacia otro tipo de patologías.

Así, entre los comentarios explicativos al respecto destacan: "No se tiene en cuenta la patología y produce risa, no como otras discapacidades"; "es la única discapacidad que da risa, producto de la historia que siempre nos ha tratado como bufones"; o "la risa la siguen fomentando los medios de comunicación, que no hacen lo mismo con otras discapacidades".

SOCIEDAD ESPAÑOLA, DESCONOCEDORA DE LA ACONDROPLASIA

En esta línea, la encuesta revela que la mayoría (83 por ciento) de los españoles con acondroplasia consideran que la sociedad no conoce lo que es y lo que implica su enfermedad, siendo un 17 por ciento los que creen que sí lo sabe.

Concretamente, el ámbito donde las personas con acondroplasia experimentan una "más acusada" discriminación, después del de la imagen personal y grupal, son en el empleo (con un 50 por ciento), en el reconocimiento oficial de su discapacidad (38 por ciento) y en los servicios públicos. En cuanto al empleo, el 31 por ciento afirma que ha sido discriminado en procesos de selección "sólo por su físico".

En el informe se explica que la ausencia de datos reales y precisos sobre el número de personas con enanismo óseo ha supuesto un serio inconveniente para conocer la realidad de esta población y sus concretas necesidades. Por ello, para cubrir esta carencia afirma que se hace necesario identificar sus circunstancias --cuántos son, donde residen, qué limitaciones tienen, cómo es su vida laboral, educativa, sanitaria--.

Además, entre otras recomendaciones, creen que "sería oportuno" que se aceptase una categoría o valoración propia de la acondroplasia como situación generadora de discapacidad con un diagnóstico clínico que garantice un mínimo del 33 por ciento de discapacidad.