Actualizado 20/06/2007 23:57 CET

Bush veta el proyecto de ley que pretendía rebajar las restricciones a la investigación con células madre

WASHINGTON, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente estadounidense, George W. Bush, tal y como anunció que haría, vetó hoy el proyecto de ley, aprobado por el Congreso, para rebajar las restricciones a la investigación con células madres financiada con fondos públicos federales, y que en la actualidad está sólo permitida en el ámbito de la financiación privada.

"Nuestro espíritu innovador está haciendo posible avances increíbles en medicina que salvan vidas y curan enfermedades", subrayó el mandatario. "América también es una nación fundada en el principio de que toda vida humana es sagrada y nuestra conciencia nos llama a perseguir las posibilidades que ofrece la ciencia en una manera que respete la dignidad humana y sostenga nuestros valores morales", agregó.

Por otra parte, Bush emitió una orden ejecutiva para que el Departamento de Servicios Sanitarios y Humanos promueva la investigación con células que, como las embrionarias humanas, tienen potencial para regenerarse en distintos tipos de células que pueden ser utilizadas para contrarrestar enfermedades.

Los demócratas que hicieron de la legislación sobre células madres una prioridad en su agenda, tras lograr el control del Senado y la Cámara de Representantes en las pasadas elecciones legislativas, denunciaron el veto presidencial.

"Es sólo un ejemplo de cómo el presidente antepone la ideología a la ciencia, y la política antes que las necesidades de nuestras familias. Es un ejemplo más del poco contacto con la realidad que tienen él y su partido", criticó la senadora demócrata y candidata presidencial Hillary Rodham Clinton, durante una conferencia.

Por su parte, el senador demócrata y rival de Clinton por la candidatura demócrata a la Presidencia Barak Obama lamentó que Bush haya "aplastado la esperanza de millones de americanos que no tienen tiempo de seguir esperando para una cura que puede salvar o alargar vidas".

Por su parte, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, tiene intención de convocar una nueva votación para anular el veto de Bush en la materia, cuya fecha no ha sido anunciada todavía. No obstante, no se prevé que puedan contrarrestar los demócratas la decisión de Bush al no contar su partido con los suficientes escaños y votos para lograrlo.