Actualizado 02/11/2011 19:13 CET

Boi Ruiz admite que sus decisiones han tensionado la salud pública catalana

El Conseller De Salud, Boi Ruiz
EUROPA PRESS

Asegura que si pensara en votos no hubiera impulsado "muchas de las decisiones" que ha tomado

BARCELONA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Salud de la Generalitat catalana, Boi Ruiz, ha admitido este miércoles que la sanidad pública catalana está "tensionada" por las decisiones que ha tomado, pero ha alegado que no es el único responsable de la situación, en alusión a la crisis y a la herencia financiera que dejó el tripartito.

En respuesta a una interpelación de ERC en el pleno del Parlament, ha defendido su gestión y ha argumentado que si hubiera pensado en términos electorales no hubiera tomados "muchas de las decisiones" que ha impulsado al frente de la Conselleria.

Ha negado que entre sus planes exista una "agenda oculta" para privatizar el sistema público de salud y, en concreto, el Instituto Catalán de la Salud (ICS), y ha asegurado que su hoja de ruta en los próximos años pasa por reforzar el actual modelo.

"Estoy cansado de decirlo. Este sistema sanitario lo quiero y lo defiendo", ha sentenciado el conseller, que ha argumentado que los recortes no son un capricho del Govern, sino una necesidad ante la situación financiera de la Generalitat y el contexto económico.

Ha desatacado la necesidad que sellar un pacto político con el máximo consenso posible de las fuerzas políticas para poner los cimientos de la sanidad pública catalana del futuro.

La ex consellera y diputada de ERC Carme Capdevila ha asegurado que su partido ve con buenos ojos este pacto político, pero ha acusado al Govern que tras los recortes hay un plan diseñado para privatizar la sanidad catalana.

ANTES CONCIERTO QUE COPAGO

Preguntado por el copago sanitario, ha destacado que lo prioritario no es hacer pagar a los usuarios de la sanidad pública, sino impulsar un concierto económico para Catalunya que le permita tener los recursos que le corresponden.

"Este Govern antes que pedir un esfuerzo a los catalanes, tiene que pedir un esfuerzo a aquellos que no nos tratan bien fiscalmente", ha recalcado el conseller, que ha considerado que tanto Catalunya como sus sanidad han estado mal financiadas durante décadas.