Publicado 05/02/2021 14:33CET

El 'BMJ' señala que políticos de todo el mundo deben rendir cuentas por el mal manejo de la pandemia

Coronavirus en el mundo. Covid-19, virus SARS-CoV-2.
Coronavirus en el mundo. Covid-19, virus SARS-CoV-2. - MAMMUTH/GETTY - Archivo

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un editorial del 'British Medical Journal' (BMJ), una de las cinco revistas médicas más citadas del mundo, firmado por el doctor Kamran Abbasi, editor ejecutivo de la publicación, sostiene que los políticos de todo el mundo deberían rendir cuentas por el mal manejo de la pandemia del Covid-19.

Para Abbasi, "como mínimo, el covid-19 podría clasificarse como 'asesinato social' y, por tanto, "requiere reparación". Así, explica que 'asesinato social' puede describir una falta de atención política a las condiciones en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, lo que agrava la pandemia.

El texto señala que cuando los políticos y los expertos dicen que están dispuestos a permitir decenas de miles de muertes prematuras, por el bien de la inmunidad de la población o con la esperanza de apuntalar la economía, "¿no es eso una indiferencia premeditada e imprudente hacia la vida humana, se pregunta?", se pregunta. Así mismo, si los errores políticas conducen a cierres recurrentes e inoportunos, "¿quién es responsable del exceso de muertes no covid resultante?", añade.

Además se pregunta si es legal que los políticos descuiden deliberadamente el asesoramiento científico, la experiencia internacional e histórica y sus propias estadísticas con datos alarmantes, porque va en contra de su estrategia o ideología política.

Reconoce que las leyes de cualquier nación sobre mala conducta política o negligencia son complejas y no están diseñadas para reaccionar ante eventos sin precedentes, pero dice que después de que más de 2 millones muertos, "no debemos mirar con impotencia a los representantes electos de todo el mundo que siguen sin rendir cuentas y impenitente".

Por otro lado, señala que los asesores científicos oficiales a menudo han luchado para convencer a los políticos de que actúen hasta que sea demasiado tarde o guarden silencio para evitar las críticas públicas, mientras que gran parte de los medios de comunicación también son cómplices, "preocupados por contar verdades sobre la pandemia a sus lectores y espectadores, propietarios y amigos políticos".
"Cuando los ciudadanos no encuentran responsabilidad entre sus líderes y se sienten sin el apoyo de los expertos y los medios de comunicación, la ley sigue siendo una forma de reparación", escribe. De hecho, se están explorando algunas vías legales, incluida la negligencia criminal y la mala conducta en cargos públicos, aunque probar tales afirmaciones será difícil y prolongado.

A su juicio, lo que queda entonces en esta circunstancia es que los ciudadanos presionen a sus representantes políticos para una investigación pública; para que los profesionales del derecho, la ciencia, la medicina y los medios de comunicación, así como los titulares de cargos públicos, antepongan su deber hacia el público a su lealtad a los políticos y se pronuncien, disientan legalmente, sean activos en sus llamados a la justicia, especialmente para los desfavorecidos.

"Los políticos deben rendir cuentas por medios legales y electorales, incluso por cualquier medio constitucional nacional e internacional necesario. Los fallos estatales que nos llevaron a 2 millones de muertos, son 'acciones' e 'inacciones' que deben avergonzarnos a todos", concluye.