Los bloqueadores neuromusculares usados durante la cirugía pueden provocar complicaciones respiratorias

Actualizado 17/10/2012 12:30:54 CET
EUROPA PRESS/SESCAM

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Massachusetts General Hospital (MGH) han encontrado que los agentes bloqueadores neuromusculares, medicamentos utilizados actualmente para inmovilizar a los pacientes durante la cirugía, pueden aumentar el riesgo de complicaciones respiratorias postoperatorias.

El estudio, que se publica en la revista 'British Medical Journal' (BMJ) también encontró que el agente más usado para revertir la acción del fármaco no impide la inmovilización y, posiblemente, puede aumentar el riesgo de que los pacientes necesitan recibir asistencia respiratoria postoperatoria.

"Los agentes bloqueadores neuromusculares se utilizan durante la cirugía para una variedad de razones, incluyendo permitir la colocación de un tubo de respiración o prevenir que los pacientes se muevan durante el procedimiento", dice Matthias Eikermann, director de investigación en la División de Cuidados Críticos del Departamento de Anestesia, Cuidados Críticos y Medicina del Dolor del MGH, autor principal del informe.

"Desafortunadamente, estos agentes no dejan de funcionar inmediatamente al final de la cirugía, lo que conduce a una debilidad muscular residual que puede disminuir la función respiratoria postoperatoria. Nuestros resultados sugieren que necesitamos para desarrollar mejores agentes de bloqueo y mejora de los métodos de seguimiento de sus efectos".

Los fármacos que previenen la transmisión de señales de los nervios a los músculos se utilizan comúnmente en intervenciones quirúrgicas y en pacientes con respiradores artificiales en cuidados intensivos. Los agentes bloqueadores neuromusculares de acción prolongada pueden aumentar el riesgo de complicaciones respiratorias, por lo que en los últimos años han sido reemplazados por nuevos fármacos de acción intermedia. Eikermann y su equipo se centran en el desarrollo de nuevas estrategias para la anestesia general que puedan estabilizar y mejorar la función respiratoria.

Un trabajo anterior de este grupo sugiere que los agentes de acción intermedia pueden ser responsables de una elevada incidencia de debilidad muscular en pacientes que se recuperan de la cirugía, lo que lleva a dificultades respiratorias que alargan el tiempo de un paciente en la sala de recuperación.

El presente estudio analizó los datos de las cirugías que implican anestesia general realizada en el MGH desde marzo 2006 hasta septiembre de 2010.

Los investigadores compararon los datos de más de 20.000 cirugías en las que se utilizaron agentes de bloqueo neuromuscular de acción intermedia con un mismo número de procedimientos que no utilizaron estos fármacos, mirando los registros de niveles de oxígeno en la sangre de los pacientes después de la eliminación de los tubos de respiración y si se daba la necesidad de reemplazar un tubo de respiración dentro de las 72 horas de la cirugía, procedimiento que requiere de un ingreso en cuidados intensivos. También analizaron las estrategias utilizadas para controlar la función neuromuscular durante la cirugía y si el medicamento que invierte la acción del agente de inmovilización fue administrado.

Sus resultados mostraron que los pacientes que recibieron agentes bloqueadores neuromusculares de acción intermedia tuvieron un riesgo 40 por ciento mayor de requerir re-intubación, debido a sus bajos niveles de oxígeno en sangre. Además, el uso de la neostigmina como agente de reversión elevaba aún más el riesgo de re-intubación. Eikermann señala que los pacientes con complicaciones respiratorias postoperatorias tienen un riesgo significativamente mayor de muerte que aquellos sin complicaciones.

"Tanto los agentes bloqueadores neuromusculares como el agente de marcha atrás que se utilizan actualmente tienen un papel importante en la medicina perioperatoria. Pero estos medicamentos tienen un estrecho margen terapéutico y pueden tener efectos peligrosos en el sistema respiratorio", dice Eikermann. "La mejor manera de reducir estos riesgos será el desarrollo y el uso de bloqueadores neuromusculares de acción más corta, así como nuevos agentes de reversión dirigida a detener los efectos de los agentes bloqueadores".

Eikermann y su grupo están desarrollando estrategias clínicas para aplicar el tipo de seguimiento que ayudará a los proveedores de anestesia a establecer más apropiadamente la dosis y el tiempo de la administración de estos potentes y necesarios fármacos.