Actualizado 10/11/2007 14:25:46 +00:00 CET

La bebé de Camas (Sevilla) continúa ingresada en la UCI del Reina Sofía de Córdoba aunque su evolución es "favorable"

CÓRDOBA, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

La pequeña Noara, la bebé de Camas (Sevilla) que el pasado martes fue intervenida durante ocho horas en el Hospital Reina Sofía de Córdoba para ser objeto de un trasplante hepático de un donante fallecido, continúa ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Unidad de Pediatría, aunque su evolución sigue siendo "favorable" y "respira de forma espontánea".

Según el parte médico ofrecido hoy por el hospital cordobés, la pequeña, de siete meses, "presenta buena función del injerto, su situación hemodinámica es estable" y no ha registrado "complicaciones significativas desde la intervención".

El director médico del hospital cordobés, Manuel García, ya explicó que, aunque la intervención a la que había sido sometida Noara se desarrolló "sin incidencias", la evolución que tuviese en las siguientes horas era "clave" para conocer el estado de salud de la niña tras someterse a esta compleja intervención.

Apuntaba que, en términos médicos, las primeras 24 horas "son las más determinantes en la evolución en general, ya que un cambio puede ocurrir con mayor probabilidad en este espacio de tiempo pero también puede suceder más tarde". No obstante, señalaba que si todo va bien la niña pasará alrededor de una semana en la UCI, pudiendo estar en su domicilio en un mes, aunque siempre dependiendo de su evolución.

Noara presentaba una enfermedad conocida como atresia de vías biliares, que resulta incompatible con la vida y este hecho motivó su inclusión en la lista de espera para recibir un órgano.

El Hospital Reina Sofía había planteado la realización a la bebé de Camas de un trasplante procedente de donante cadáver como la primera opción, aunque la madre de la pequeña, Rocío P.L, menor de edad, había recibido autorización judicial para poder donarle parte de su hígado en caso de que fuese necesario.

De hecho, el caso de Noara saltó a la opinión pública al conocerse que la madre, de 17 años, había solicitado a la justicia poder ser donante de parte de hígado a su hija, algo que la Ley prohíbe a los menores de edad. El juzgado de Primera Instancia número 17 de Sevilla permitió a Rocío que fuera la donante, aunque finalmente no fue necesario.