La bebé de Camas se encuentra estable y se recupera en la UCI tras ser intervenida durante ocho horas

Actualizado 06/11/2007 15:17:46 CET

CÓRDOBA, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La bebé de Camas (Sevilla), Noara, de seis meses, que ha sido intervenida esta madrugada durante ocho horas para un trasplante hepático de un donante fallecido, se encuentra estable y se recupera en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) Pediátricos del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

En rueda de prensa, el director médico del centro hospitalario, Manuel García, explicó que la niña recibió esta madrugada el nuevo órgano y la intervención, que se ha llevado a cabo en el Hospital Universitario Reina Sofía, "se ha desarrollado sin incidencias".

No obstante, aclaró que "la evolución de las próximas horas será clave para conocer el estado de salud de la niña tras someterse a esta intervención compleja". Manuel García recordó que la pequeña presentaba una enfermedad conocida como atresia de vías biliares, que resulta incompatible con la vida y este hecho motivó su inclusión en la lista de espera para recibir un órgano.

Los profesionales del Hospital Reina Sofía contactaron con la familia de la pequeña en la noche de ayer para comunicarle que se había registrado una donación hepática que era compatible con el bebé. La intervención duró ocho horas, ya que comenzó alrededor de la 01.30 horas y se prolongó hasta las 09.30 de hoy. En las dos primeras horas se preparó a la paciente y en las seis siguientes se procedió a la intervención.

Manuel García apuntó que "en términos médicos las primeras 24 horas son las más determinantes en la evolución en general, ya que un cambio puede ocurrir con mayor probabilidad en este espacio de tiempo pero también puede suceder más tarde".

No obstante, señaló que "si todo va bien, la niña pasará alrededor de una semana en la UCI, y en un mes puede estar en casa, dependiendo de la evolución". Asimismo, el coordinador de trasplantes, Juan Carlos Robles, subrayó que "la mayoría de este tipo de trasplantes salen bien porque habitualmente el hígado se va regenerando y el nivel de supervivencia es muy alto".

De este modo, apuntó que "lo normal es que todo vaya bien y la niña reaccione bien", aunque aclaró que "todos los pacientes trasplantados necesitan una medicación para disminuir las incidencias de rechazo".

Robles informó de que el equipo médico que ha intervenido al bebé ha estado compuesto por un equipo de dos cirujanos extractores, un equipo de otros dos cirujanos implantadores, más otro médico residente en el Hospital. El equipo ha estado dirigido por el Jefe de Servicio de Cirugía, el doctor Sebastián Rufián.

Según explicó Robles, "como en todos los trasplantes que se hace de estas características el equipo también ha estado formado por anestesistas y hematólogos y personal de enfermería", por lo que, en cuanto a participación de personal, "ha sido exactamente igual a todos los trasplantes que se llevan haciendo en el Hospital desde 1989, con la peculiaridad de que al ser un bebé es un poco más complicado técnicamente porque en ocasiones no se puede implantar el hígado completo sino que hay que trasplantar parte del órgano en segmentos para que se acople en la cavidad abdominal".

El doctor Robles recordó también que hasta este momento en el Hospital Reina Sofía se han hecho un centenar de trasplantes hepáticos infantiles, el último de ellos el pasado mes de junio.

El director médico aclaró que en este caso, al igual que ocurre siempre, "se ha cumplido en todo momento la legislación española vigente en materia de donación y trasplante que persigue obtener el beneficio general de toda la población y garantizar los principios de igualdad, transparencia y justicia, al igual que se establece que la relación donante-receptor ha de ser anónima".

Según explicó, la niña se encontraba en lista de espera activa no urgente y ha sido candidata a recibir este órgano al no haber ningún paciente infantil en situación urgente y compatible en el país. Del donante, además del hígado, ha servido algún órgano más y se ha producido al trasplante en otro sitio del territorio nacional.

El centro hospitalario recordó que la realización de un trasplante procedente de donante cadáver se había planteado como la primera opción para esta paciente. No obstante, su madre, Rocío P.L, menor de edad, había recibido autorización judicial para poder donarle parte de su hígado en caso de que fuese necesario y ya había recibido autorización por parte del Juzgado de Familia de Córdoba.

El hospital emitirá un nuevo parte médico para informar de la evolución de la niña a partir de las 11.00 horas de mañana.

MADRE AGRADECIDA.

Por su parte, en declaraciones a los periodistas, la madre de la niña mostró su agradecimiento a la familia del donante, al tiempo que ha llamado a la concienciación ciudadana para que donen órganos, "porque se pueden salvar muchas vidas".

Rocío P.L. manifestó su "alegría" por el resultado de la intervención, aunque se siente "preocupada", ya que las próximas horas son determinantes para saber si su hija acepta el nuevo órgano. Según dijo, fue sobre las 20.00 horas de ayer cuando la llamaron del hospital para decirle que había un posible donante.

El caso de Noara saltó a la opinión pública al conocerse que la madre, una menor de 17 años, había solicitado a la justicia poder ser donante de parte de hígado a su hija, algo que la ley prohíbe a los menores de edad. El juzgado de Primera Instancia número 17 de Sevilla permitió a Rocío que fuera la donante, aunque finalmente no ha sido necesario.