Actualizado 14/09/2007 12:12:21 +00:00 CET

El balón intragástrico es una opción válida para combatir la obesidad, según expertos

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Expertos de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) consideran que el balón intragástrico es un recurso útil para hacer frente a la obesidad, aunque advierten que sólo surte efecto si se acompaña de correctas medidas nutricionales y ejercicio, según afirmó hoy la sociedad en un comunicado. Éste es uno de los temas que abordará esta sociedad científica el próximo mes de octubre en el Congreso Nacional que celebrará en Zaragoza.

Según subraya la participante en este taller y jefe asociado de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, la doctora Pilar Riobó, "es una mera ayuda para la pérdida de peso, por lo que debe usarse junto con un plan de educación nutricional y un programa de ejercicio físico que ayudará a mantener, tras la extracción del balón, la pérdida de peso lograda".

En esta misma línea, el presidente de la SEEDO, el doctor Basilio Moreno, afirma que "el balón intragástrico es una opción más para el tratamiento de la obesidad, al igual que la dieta, los fármacos o la cirugía, pero hay que establecer muy bien las indicaciones".

El dispositivo de balón intragástrico funciona provocando a una sensación de saciedad que induce a reducir la cantidad de alimentos que se consumen en cada comida, con lo que se pierde peso gradualmente. Según afirman desde la organización, durante este periodo, los pacientes deben asistir a consultas periódicas y sesiones informativas programadas para aprender los principios de unos hábitos alimenticios sanos, así como los cambios recomendados para llevar un modo de vida más sano.

Según datos facilitados por la SEEDO, este tratamiento permite perder hasta un kilo por semana, que es la cantidad considerada idónea por los dietistas, durante un periodo de seis meses, lo que supone un total de 20 a 30 kilos. Sin embargo, la reducción real depende del seguimiento de la dieta y el cambio de costumbres que deben acompañar a esta técnica, siendo la media real de adelgazamiento de unos 15 kilos en el primer medio año.

El balón intragástrico es, según explica el doctor Moreno, "un balón blando y dilatable que se inserta en el interior del estómago y se llena de una solución salina estéril. Puesto que el balón ocupa parcialmente el estómago, los pacientes se sienten llenos o satisfechos, lo que provoca que coman menos y pierdan peso". Hasta el momento, se han implantado 20.000 dispositivos en pacientes de todo el mundo "y la demanda continúa", apunta la doctora Riobó.

Este tratamiento será uno de los temas que se abordarán en el VIII Congreso de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad, que se celebrará en Zaragoza del 24 al 26 de octubre y que pretende reunir a más de 500 de expertos nacionales e internacionales. Además también se tratarán en el congreso otros temas como las dietas milagro, los alimentos funcionales, el impacto de la obesidad abdominal en la esfera cardiovascular y la obesidad en la población infantil.