Actualizado 22/03/2010 11:06 CET

Baleares.-Medicus Mundi de Baleares fomenta la salud preventiva en una de las zonas más pobres de República Dominicana

PALMA DE MALLORCA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Medicus Mundi de Baleares fomenta actualmente la salud preventiva en una de las zonas más pobres de la República Dominicana, en la Región V (Este) de la isla, en las provincias de El Seibo y Hato Mayor, donde abrió el Hospital público Nuestra Señora de la Altagracia de la ciudad de Higuey (La Altagracia) y siete unidades de Atención Primaria en salud, dos de ellas en construcción.

Estos resultados fueron dados a conocer con motivo de la visita que realiza a Mallorca la coordinadora dominicana de la entidad, Ramona Arias, durante la que se puso de manifiesto que cada centro de atención primaria ofrece servicio a más de 3.500 personas. Así como que cerca de 10 mil personas entre niños y adultos asistieron a actividades de formación en prevención de enfermedades.

Ello se debe a que la ONG balear, además de dotar de infraestructuras sanitarias estas zonas rurales y urbanas, ofrece una formación complementaria sanitaria a más de 3.200 trabajadores sanitarios mediante talleres y cursos. También una serie de charlas sanitarias van dirigidas a la población en general de las comunidades beneficiarias. En total, se ha formado a más de 3.400 ciudadanos.

A raíz de esta experiencia, se inician trabajos en la provincia de La Altagracia situada en el extremo este de la República Dominicana donde se ubica el conocido punto turístico, Punta Cana. En esta zona se realizan actividades de prevención del VIH/sida para reforzar el conocimiento de esta enfermedad con charlas, talleres y actividades formativas dirigidas a jóvenes multiplicadores y profesores.

Según el proyecto de Médicos Mundi, a continuación son las personas formadas quienes trasladan los conocimientos sobre los mecanismos de prevención a otros alumnos y profesores de diferentes escuelas. En una estrategia que ha mostrado resultados positivos, hasta el punto de que se ha incorporado a la formación el personal sanitario, docentes, adultos y ciudadanos haitianos que nunca han recibido información sobre el VIH.

UNA DÉCADA EN DOMINICANA

Cabe señalar que Medicus Mundi, que recibe ayudas económicas del Gobierno balear, trabaja desde hace una década en Dominicana, en unas zonas donde más del 70 por ciento de la población está en condiciones de pobreza y el 20 por ciento no ha asistido nunca a la escuela. Se trata de zonas agropecuarias, cuyas actividades principales son el ganado y el cultivo de la caña de azúcar, entre otros.

Las prioridades sanitarias identificadas en El Seibo y Hato Mayor son la enfermedad respiratoria IRA, las trasmitidas por el agua y los alimentos, la malnutrición y el VIH. Respecto al VIH, Medicus Mundi apuntó que se da un alto riesgo de contagio debido al turismo sexual que se realiza en la zona, lo que se traduce en que entre el 25% y el 30% de la población es portadora del virus de la inmunodeficiencia adquirida.