CC.OO. solicita al IB-Salut la "paralización cautelar" de los recortes

Actualizado 03/01/2012 18:25:12 CET

PALMA DE MALLORCA, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Sanidad de CC.OO. de Baleares ha remitido a la dirección del IB-Salut una misiva en la que se solicita la "paralización cautelar" de la aplicación de las medidas emprendidas tanto desde la administración estatal como la autonómica, al tiempo que pide iniciar un proceso "serio" de negociación sobre este asunto.

Según ha informado el sindicato en un comunicado, lo que solicitan es negociar toda una serie de medidas que han sido tomadas "unilateralmente" desde las distintas administraciones. Así, han puesto como ejemplo las tasas de reposición en la contratación temporal y Oferta de Empleo Público; la mejora de las prestaciones por acción social; las retribuciones por carrera y desarrollo profesional, productividad variable y congelación salarial; o el establecimiento de los correspondientes reconocimientos de deuda y fijación de calendario de su abono.

Asimismo, también solicitan una compensación por el incremento del IRPF, la puesta en marcha de la fase ordinaria de carrera y desarrollo profesional; así como negociar la aplicación de las 37,5 horas semanales y su posterior eliminación una vez finalizada la situación que da lugar a su aplicación.

Además, también piden el reconocimiento como tiempo efectivo de trabajo del solapamiento de jornada para los profesionales que realizan trabajos a turnos que pasan la información clínica de los pacientes en el relevo y la reordenación de la negociación colectiva.

La misiva ha sido remitida a la espera de restablecer el diálogo "imprescindible" y para evitar así la adopción de medidas de reacción "ajustadas a la gravedad" de los recortes unilaterales que desde la administración se están aplicando sobre los empleados públicos y, en especial, "sobre los profesionales de la sanidad", ha apostillado el sindicato.

CC.OO. ha advertido de que, en caso de que sus reclamaciones no fueran atendidas, "quedaría agotada la vía del diálogo" y la Administración sería "la única responsable de las convulsiones laborales que a buen seguro se producirán en el sector".