Actualizado 18/11/2010 15:29 CET

Baleares.-AMP.- Thomàs anunciará a las 17.00 horas si aplaza el traslado a Son Espases, tras reunirse con los sindicatos

Vicens Thomàs visita las obras del nuevo centro sanitario
EP

Simebal pide retrasar la apertura de Son Espases a febrero para que los profesionales se "aclimaten" a los nuevos equipamientos

PALMA DE MALLORCA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, anunciará a las 17.00 horas si aplaza el traslado del Hospital de Son Dureta al nuevo de Son Espases, previsto para el 6 y el 8 de diciembre, una vez se reúna a las 13.30 horas con el Comité de Traslado, tras haber mantenido esta mañana un encuentro con los sindicatos de la Mesa Sectorial, que le han vuelto a solicitar un retraso en este proceso.

Así, tras esta reunión, el presidente de la Sección Hospitalaria del Sindicato Médico de Baleares, Miquel Lázaro, ha pedido retrasar el traslado al mes de febrero para que los trabajadores se puedan "aclimatar" a los nuevos equipos y al programa informático Millenium.

De este modo, durante este encuentro, los responsables del Sindicato Médico, UGT, CCOO, el Sindicato de Enfermería (CSIF) y USAE han solicitado a Thomàs que aplace el traslado de los pacientes ingresados en Son Dureta, dado que, a su juicio, aún no se dan las condiciones necesarias para que se lleve a cabo este proceso.

Entre las razones que han esgrimido para solicitar un aplazamiento, han destacado el hecho de que los profesionales vayan a tener muy poco tiempo para adaptarse a los nuevos equipamientos técnicos, que terminarán de llegar a Son Espases el 26 de noviembre, al tiempo que han señalado que todavía se desconoce cuáles serán los turnos.

Thomàs ha admitido que "todos están en tensión", algo que, en su opinión, es "normal", aunque se trata de una tensión "en positivo ante la novedad y el reto" que supone cambiar de Hospital. No obstante, ha recalcado que desde el primer día ha mantenido que las fechas del traslado "no son porque sí, sino en función de un cronograma y, si vemos que es positivo abrir un periodo de aclimatación un poco más amplio, no hay ningún problema, tal como dije la semana pasada".

Por otra parte, ha agradecido a los sindicatos sus "críticas constructivas y positivas", al tiempo que ha señalado que estos también le han transmitido que el conjunto de profesionales tienen "ganas de irse" al nuevo hospital y de colaborar para que todo surja lo "mejor posible".

Respecto a las críticas que ha recibido Thomàs, destacan la lanzada por Lázaro, quien ha advertido de que si se mantiene la fecha prevista para el traslado, supondrá un "riesgo" para los pacientes y los profesionales, por lo que el cronograma debe ser "flexible", con el fin de que los trabajadores se adapten al nuevo sistema informático y a los nuevos equipamientos, como respiradores y monitores.

"Esperamos que el conseller toque el calendario, porque todos tenemos el objetivo de garantizar a los usuarios la asistencia correcta y hay que pensar que si algo pasa, es el médico el que acaba en juicio y a la pena del banquillo", ha zanjado.

TRASLADO "PRECIPITADO"

En similares términos se ha expresado la secretaria del sector de Salud de UGT, Aurora López, quien ha considerado "precipitado" el traslado previsto, por lo que, en su opinión, se tiene que posponer para dar "seguridad a los trabajadores y a los ciudadanos".

López ha apuntado que, en estos momentos, además de la "preocupación" que supone el traslado, los trabajadores están "preocupados" por el cambio de sus condiciones laborales, respecto a los turnos, "y no hay que olvidar que deberán pagar 25 euros mensuales para el parking, lo que supondrá una ganancia para el Ib-Salut de 1 millón de euros anuales".

Por su parte, el adjunto de la Secretaría General de Sanidad de CCOO, Manel García, se ha opuesto a las fechas de traslado que baraja la Conselleria, dado que, a su juicio, "no se dan las condiciones oportunas, al menos en lo que hace referencia a las urgencias, a la hospitalización y las unidades críticas".

Por esta razón, ha solicitado a Thomàs que el traslado se haga con la "mayor seguridad posible", para lo cual se necesita el "sosiego suficiente para que el personal sanitario deje de estar con esta sensación de angustia y agitación que está padeciendo".

Así, ha dicho que "hace falta tiempo" para que los profesionales puedan aclimatarse a los nuevos sistemas informáticos, con el fin de que sean unas herramientas que "ayuden a trabajar y no un elemento de estrés".

"Hasta ayer por la mañana no se nos pasó de forma clara el cronograma y las unificaciones de servicios. Hasta ayer ese tipo de cuestiones que generan un cambio tanto en las condiciones laborales, turnos, no sólo hay que centrarse en eso sino que en la unificación de los distintos servicios necesita una aclimatación del personal a esas nuevas técnicas.

El portavoz del Sindicato de Enfermería, Juan Jesús Fernández, ha insistido en que la fecha del traslado es "precipitada" y ha criticado que durante el proceso, la organización ha sido "excelente", pero, a su juicio, "se han olvidado de las personas", dado que aún se desconoce cuáles serán los turnos de los trabajadores, mientras que sí se sabe "cuándo va a funcionar el puente de acceso, cómo se van a abrir las puertas y cuánto va a costar el parking".

"APACIGUAR LOS ÁNIMOS"

El responsable del sindicato CSIF en Son Dureta, Guillem Vila, se ha comprometido a "apaciguar los ánimos del personal, porque la gente está muy quemada, muy exaltada y muy estresada ante la importante falta de información", respecto al traslado, si bien ha confiado en que este proceso se haga "en las condiciones que toca".

Finalmente, la responsable del Sindicato Auxiliar de Enfermería ha aseverado que, pese a que los profesionales están "contentos" por trasladarse a un hospital más moderno, a su vez están "intranquilos", dado que "no saben muy bien cómo y cuándo se hará el traslado y les preocupa poderse encontrar agusto para dar una buena calidad a los pacientes".