Publicado 16/06/2020 16:37CET

La baja función física aumenta el riesgo de pérdida de hueso en mayores con fractura de cadera

Programa de control de fractura de cadera en el General
Programa de control de fractura de cadera en el General - GVA - Archivo

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La baja función física y la baja masa muscular después de una fractura de cadera aumentaban el riesgo de un deterioro acelerado del hueso en los pacientes mayores con fractura de cadera, según un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Jyvskyl (Finlandia) que se ha publicado en la revista 'BMC Musculoskeletal Disorders'.

Parte de la pérdida de hueso es presumiblemente causada por el desuso, pero los factores contribuyentes no han sido bien caracterizados. "Existe una fuerte relación entre el hueso y el músculo. Un bajo nivel de función física puede impedir la carga efectiva de los huesos y podría estar relacionado con la reducción de la actividad física de carga ósea. Además, en los pacientes de edad avanzada, a menudo frágiles y desnutridos con fracturas de cadera, una mayor masa muscular también puede reflejar mejores recursos para hacer frente a un estado catabólico prolongado y a las tensiones relacionadas con la fractura de cadera", indica el líder del trabajo, Tuuli Suominen.

Las asociaciones de la función física y la masa muscular con la pérdida acelerada de hueso después de una fractura de cadera se examinaron en un estudio del Centro de Investigación Gerontológica y la Facultad de Ciencias del Deporte y la Salud de la Universidad de Jyvskyl. Participaron en el estudio un total de 81 hombres y mujeres mayores de 60 años de la localidad que vivían de forma independiente y que habían sido operados por una fractura de cadera.

Las propiedades del hueso tibial se examinaron mediante tomografía computarizada al inicio (en promedio 10 semanas después de la fractura) y después de 12 meses. La función física en la línea de base se midió con la dificultad percibida para caminar al aire libre y con la Batería de Rendimiento Físico Corto (SPPB), que incluye pruebas de velocidad habitual al caminar, de elevación de la silla y de equilibrio al ponerse de pie. La masa corporal magra, evaluada con impedancia bioeléctrica, se utilizó como medida de la masa muscular.

La densidad y la fuerza del hueso tibial disminuyeron durante el año siguiente a la fractura, tanto en la pierna lateral fracturada como en la no fracturada. Una puntuación más baja de SPPB, la dificultad para caminar al aire libre y una menor LBM predijeron una mayor disminución de la densidad ósea en ambas piernas. Un puntaje menor de SPPB y la dificultad para caminar al aire libre también se asociaron con una mayor disminución de la fuerza ósea en ambas piernas.

Los pacientes mayores con fractura de cadera con baja función física y menor masa muscular pueden estar en riesgo de una mayor pérdida ósea durante el primer año posterior a la fractura. El reconocimiento de los factores de riesgo podría ayudar a desarrollar intervenciones y cuidados para promover la salud ósea y la recuperación general. Se debe prestar atención a la función física, la preservación de la masa muscular y la prevención de caídas antes y después de la aparición de la fractura.