Baja en España el consumo de cannabis, tabaco y alcohol y se estabiliza el de cocaína

Actualizado 08/10/2008 11:11:14 CET
-

MADRID, 8 Oct. (OTR/PRESS) -

El consumo de tabaco, alcohol y cannabis entre la población de 15 a 64 años ha disminuido en España en los últimos años mientras, el que hasta ahora era uno de los datos más preocupantes, el del consumo de cocaína, se ha estabilizado, según los primeros datos de la Encuesta Domiciliaria sobre Alcohol y Drogas (EDADES) 2007-2008 presentados ayer por el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, durante su comparecencia en la Comisión Mixta Congreso Senado para el estudio del problema de las drogas. En esta intervención, Soria apostó por investigar el perfil psicológico del consumidor para saber si se trata de un consumidor ocasional o problemático, y, al mismo tiempo, analizar que es lo que "se meten los jóvenes" en el 'botellón'.

Aunque aún no está finalizado por completo el análisis de las más de 20.000 encuestas realizadas entre el último trimestre de 2007 y marzo de 2008, Soria anunció una "disminución evidente" en el consumo de estas tres sustancias, si se compara con los últimos datos de la Encuesta Domiciliaria 2005. "Continúa disminuyendo la prevalencia de consumo de tabaco y comienza a descender el número de personas que consumen alcohol a diario", mientras que el consumo de cannabis "disminuye ahora para todas las frecuencias de edad", aseguró Soria.

Con relación a la cocaína, Soria apuntó que "se ha frenado la escalada" que se había advertido en los últimos estudios realizados y que denotaban un "aumento peligrosísimo" de su consumo en España, situándolo como uno de los países con mayor consumo de cocaína. Según los últimos datos conocidos, Soria se mostró convencido de que "los signos son los propios de una estabilización". Además, la encuesta EDADES --cuyos datos finales Sanidad prevé presentar a finales de este mes-- también advierte de un incremento en la percepción de riesgo y una disminución de la disponibilidad o accesibilidad a las drogas ilegales, lo que corrobora los datos que ya se conocían tras la publicación de la última Encuesta Escolar 2006-2007.

En este sentido, Soria destacó que este descenso del consumo y del acceso a estas sustancias es fruto de la labor preventiva y de concienciación que está llevando a cabo el Gobierno con la colaboración de las administraciones locales y autonómicas. Además, destacó que más del 80 por ciento del presupuesto del Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD) se destina a iniciativas de autonomías, ayuntamientos y ONG, mientras que la actuación policial también es "eficiente" y, prueba de ello, es el hecho de que en 2007 se registraran más de 173.000 denuncias por consumo de cannabis y cocaína, según apuntó.

PERFIL PSICOLÓGICO DEL CONSUMIDOR

Durante su intervención, el titular de Sanidad se comprometió a mejorar en formación y prevención en jóvenes así como mejorar la respuesta de los sistema sociosanitarios a las drogodependencias. Para ello, Soria anunció que van a aumentar la investigación del "perfil psicológico del consumidor" para poder distinguir entre el consumidor ocasional y el problemático. "Es importante saber cómo llegan a la drogan y porqué la consumen", advirtió Soria, que apuntó a la farmacogenómica, que estudia la variabilidad en la expresión génica en respuesta a determinados fármacos, como uno de los instrumentos "que puede ayudarnos a contestar algunas preguntas, y si sirve para algo, ya será beneficioso".

Según advirtió el propio titular de Sanidad y varios de los portavoces parlamentarios, la edad de inicio en el consumo de determinadas sustancias si que "continúa descendiendo", por lo que resulta necesario "hacer referencia a unos valores e informar de los perjuicios de su consumo". Sobre este asunto, la senadora de CiU Nuria Aleixandre, resaltó la necesidad de "derribar falsos mitos", como los que existen sobre los efectos beneficiosos del cannabis. Ante esto, Soria pidió basarse en los hechos científicos que demuestran que esta sustancia resulta "especialmente peligrosa" para los cerebros en desarrollo, como los de los adolescentes. No obstante, "lo que no se deniega es su uso compasivo para casos de anorexia y caquexia en enfermos de sida o para los efectos de la quimioterapia en pacientes con cáncer en estadios terminales", recordó Soria.

Por último, y como parte de este interés "investigador", el ministro de Sanidad insistió en la necesidad de saber "qué se mete la gente en el cuerpo" cuando hace 'botellón', ya que donde se da un consumo masivo de alcohol o destilados "de peor calidad", advirtió Soria, "también lo hay de otras sustancias". Por ello, y como ya adelantara algunos meses, es necesario realizar análisis científicos para ver cómo afectan estas sustancias en los jóvenes, algo en lo que aseguró que ya están trabajando. En este sentido, el diputado 'popular' Ángel Pintado remarcó la necesidad de conocer las causas del citado 'botellón', ya que "afecta a miles de jóvenes que tienen como diversión el beber por beber".