El Gobierno riojano dice que el hospital de Logroño "siguió el protocolo"con la mujer vasca que se cortó un dedo

Actualizado 25/11/2011 13:28:32 CET

LOGROÑO, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia de La Rioja, Emilio del Río, señala que, en el caso de la paciente vasca que se seccionó un dedo y a la que no se trasladó en ambulancia desde el hospital San Pedro de Logroño a San Sebastián para recibir la atención requerida en su situación, "se siguió el protocolo" porque "no era un caso de amenaza vital". Apunta que, en estos casos, lo que dicta el protocolo es que "el centro receptor envía una ambulancia".

Del Río se ha refirido este viernes, en la rueda de prensa de Consejo de Gobierno, a una información publicada este viernes por el diario 'El País', en el que se señala que "La Rioja negó una ambulancia a una vasca con el dedo seccionado". En este sentido, ha puntualizado que este caso no tiene nada que con las negociaciones que La Rioja y País Vasco están manteniendo sobre la atención de pacientes alaveses en La Rioja. "Se hacía antes y se sigue haciendo" de la misma manera y bajo protocolo, ha insistido.

Según publica el diario, "el miércoles pasado Miren Martínez, de 31 años, se cortó en la mano izquierda podando vides en la bodega que su familia tiene en Elciego (Álava). Inmediatamente, uno de los trabajadores la llevó al Hospital de San Pedro, en Logroño, el centro más cercano; a apenas 12 kilómetros". Allí los médicos que la atendieron decubrieron que tenía el pulgar seccionado y que debía reimplantársele con microcirugía, para lo que debía ser trasladada a su hospital de referencia, qeu es el Hospital Donostia, de San Sebastián.

"El servicio riojano de salud, sin embargo -añade el diario--, se negó a transportarla en una de sus ambulancias. Martínez tuvo que esperar una que el País Vasco envió desde Vitoria. Más de cinco horas después --el límite recomendado para operar son seis--, los médicos le reimplantaron el dedo".