Actualizado 02/02/2010 08:44

Las autoridades comprueban si existen nuevos casos de leche intoxicada

PEKÍN, 2 Feb. (Reuters/EP) -

Las autoridades chinas han emprendido una investigación a nivel nacional para analizar productos lácteos y comprobar si se encuentran intoxicados por melamina, después de que se hayan detectado algunos casos, con la intención de evitar que se repita la crisis alimentaria que en 2008 provocó la muerte de al menos seis niños, según informaron fuentes de la Administración Estatal de Alimentos y Fármacos al periódico oficial 'People's Daily'.

En el mes de enero, las autoridades retiraron de los mercados los lotes de productos lácteos de tres compañías en la provincia de Guizou (sur de China). Los análisis demostraron que tenían restos de melamina, una sustancia que se puede utilizar para falsear el nivel de proteínas.

"A pesar de la actual campaña en aras de la seguridad alimentaria, algunas empresas e individuos aún están cegadas por la codicia e ignoran la salud y seguridad de la población", afirmó el rotativo.

El escándalo de 2008 se saldó con la muerte de seis niños y perjuicios para otros 300.000, la mayoría con problemas renales. Dos personas fueron ejecutadas el pasado mes de noviembre en el país asiático por su implicación en el caso.