Aumentan los jóvenes adictos a los juegos de rol y al 'messenger'

Actualizado 02/07/2008 14:13:22 CET
- ep

PALMA DE MALLORCA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Están aumentado en Baleares los casos de jóvenes que a partir de los 14 años sufren adicción a los juegos de rol, al 'messenger' y a otros programas de Internet, lo que les provoca que estén pendientes de este tipo de entretenimiento durante muchas horas al día y necesiten un tratamiento médico que puede alargarse durante al menos un año.

Así lo manifestó, en declaraciones a Europa Press, la psicóloga de la Clínica Capistrano, Marta Cittadini, especialista de este centro clínico, quien apuntó que a partir de los 14 años suelen producirse casos de usuarios del msn, juegos 'online' y juegos de rol que presentan adicción y que no están vigilados en ningún momento por sus padres, mientras que la utilización de Internet se hace "muy común" a partir de los 15 ó 16 años.

Tal y como aseguró, ha llegado a tratarse a algún joven de 12 años por adicción a la red, principalmente al chat y a los juegos de rol, cuyos usuarios los perciben como una nueva vía "para experimentar y vivir una realidad virtual", ya que les permite asumir determinadas identidades y llegan a tomarse el juego "como una obligación". "Un gran porcentaje de la población siente esta necesidad", puntualizó.

Según explicó, hay personas que participan en estos juegos desde hace varios años y aproximadamente a los cinco de iniciarse es cuando se les detecta la adicción. En concreto, de acuerdo a una encuesta elaborada en 2007, las mujeres optan por el chat y el msn como forma de comunicarse por Internet, al tratarse de una manera de maquillar su timidez.

En esta misma línea, dos niños de 12 y 13 años están recibiendo tratamiento en el centro de Salud Mental Infantil y Juvenil de Lleida. En ambos casos, el trastorno de conducta de los niños había provocado su fracaso escolar, y en cuanto al tratamiento que reciben, uno de ellos lleva tres meses mientras que el otro suma siete, dentro de un proceso que durará por lo menos dos años.

La directora del centro, Maite Utgés, apuntó que ambos tenían teléfono año y medio antes de acudir al centro sin control por parte de los padres. Uno de ellos aprovechaba las propinas de los familiares para recargar la tarjeta. El centro de Lleida está tratando a 20 niños y jóvenes por su adicción a Internet de los que 17 tienen adicción al Messenger, según los datos de su director.