Actualizado 14/12/2020 13:09 CET

Aumenta el consumo problemático de cannabis en España, el uso compulsivo de Internet y los cigarrillos electrónicos

Marihuana, cannabis
Marihuana, cannabis - GETTY - Archivo

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consumo problemático de cannabis en España está aumentando en España, al igual que el uso compulsivo de Internet y los cigarrillos electrónicos, si bien se está reduciendo el consumo de tabaco convencional, según la Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas (EDADES) llevada a cabo por el Ministerio de Sanidad y en el que se han analizado el consumo de drogas de 17.899 personas de 15 a 64 años entre el 7 de febrero y el 11 de marzo de 2020.

"El objetivo de este trabajo es obtener información para diseñar, desarrollar y evaluar estrategias y políticas dirigidas a prevenir el consumo de drogas y adicciones comportamentales entre la población analizada", ha dicho la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, en una rueda de prensa junto al delegado del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas, Joan Ramón Villalbí.

En concreto, si el consumo problemático de cannabis se situó en el 2,5 por ciento entre los hombres en el año 2017 y en el 0,7 por ciento entre las mujeres, en el año 2019 el porcentaje se sitúa en el tres por ciento entre ellos y en e 0,9 por ciento entre las mujeres. Ahora bien, a nivel general, la prevalencia en hombres duplica a la de las mujeres y la media de porros diarios se sitúa en el 2,9.

"La proporción de los que dicen que consumen cada día cannabis está estable en cierta medida, si bien estamos observando un pequeño repunte en el consumo problemático de cannabis", ha señalado Villalbí, para advertir de los peligros del consumo de esta sustancia entre los jóvenes, informando de que los que comienzan a fumarlo más pronto tienen un mayor fracaso escolar.

Respecto al consumo de tabaco, el estudio ha puesto de manifiesto que la tendencia se mantiene estable e, incluso, descendente, si bien está aumentando el porcentaje de personas que no se plantean dejar de fumar, pasando del 66,3 por ciento en 2017 al 77,3 por ciento en 2019. Los hombres siguen fumando más que las mujeres (40,5% frente al 36,8%).

"En los años que se desarrollaron las leyes contra el tabaco hubo una reducción muy importante de su consumo, si bien ahora no estamos observando esta reducción por las nuevas formas de fumar que están apareciendo como son los cigarrillos electrónicos", ha señalado Villalbí.

Concretamente, si en el año 2017 el 8,8 por ciento de los encuestados había probado alguna vez en su vida un cigarrillo electrónico, el porcentaje se eleva a los 10,5 por ciento en el año 2019. Actualmente, a diario lo consumen el 1,4 por ciento de los hombres y el 0,7 por ciento de las mujeres.

"La gran preocupación que tenemos sobre este asunto es que si es de personas que fumaban tabaco convencional y se han pasado a estos cigarrillos, no está mal, pero sí lo está si son personas que habían dejado de fumar o no habían fumado nunca, ya que es el camino que hay para volver a aumentar el consumo de tabaquismo en España, por lo que necesitamos una regulación más exigente que está en proceso de evaluación", ha recalcado.

TENDENCIA "ESTABLE PERO ALTA" DE CONSUMO DE ALCOHOL

En cuanto al alcohol, el consumo, mayor en hombres que en mujeres, se mantiene estable pero en valores altos. Así, a diario beben alcohol el 8 por ciento de la población analizada, si bien 63 por ciento reconoce que lo ha consumido en el último mes, el 77,2 por ciento en el último año y el 93 por ciento lo ha probado alguna vez en su vida.

En este caso, Villalbí ha llamado la atención sobre los consumos intensivos de alcohol, especialmente entre la población más joven. Y es que, en el último mes, el 25,7 por ciento de los hombres y el 13,1 por ciento de las mujeres reconoce haberse emborrachado en el último mes.

Los principales motivos que los encuestados han señalado para beber alcohol es porque es divertido (más de la mitad), seguido de porque les gusta, les hace sentirse partícipes de un grupo, creen que es sano o para evitar caer en una depresión.

Respecto a otras drogas, la cocaína sigue una tendencia ascendente (pasa del 10 por ciento en 2017 al 10,9% en 2019), triplicándose su consumo entre los hombres respecto a las mujeres. Así, el 16,1 por ciento de ellos reconoce haberla probado alguna vez en su vida, frente al 5,7 por ciento de ellas.

Por otro lado, Villalbí ha llamado la atención por el consumo de hipnosedantes sin recetas porque, a pesar de que a nivel general la tendencia se mantiene estable y de que son las mujeres las que más lo consumen, se está incrementando el uso de analgésicos opioides, pasando del 14,5 por ciento de los que decían que lo habían probado alguna vez en su vida al 15,2 por ciento.

La codeína (54,6%) es el más consumido entre los que lo han probado alguna vez, seguido del tramadol (50%). Asimismo, el consumo de analgésicos opioides sin receta es bajo y más de la mitad lo consiguen a través de un amigo o familiar.

MÁS DE UN MILLÓN DE PERSONAS HAN HECHO UN USO COMPULSIVO DE INTERNET

La encuesta ha evidenciado también un incremento de hasta 28 puntos de consumo impulsivo de Internet, una actitud que la han tenido 1.139.000 personas de 15 a 64 años, especialmente los jóvenes de 15 a 24 años (11,3%), seguidos del grupo de 25 a 34 años (5%).

Asimismo, 670.000 personas de 15 a 64 años han realizado un posible juego problemático o trastorno del juego, si bien se ha reducido del 2,6 por ciento en 2017 al 2,2 en el año 2019. De ellos, el 15,8 por ciento ha jugado de forma 'on line' y el 3,5 por ciento de forma presencial. Estas personas suelen tener un mayor consumo de alcohol y tabaco, gastan más dinero y juegan semanalmente o diariamente.

No obstante, y aunque el juego problemático se haya reducido ligeramente, ha aumentado del 3,5 por ciento al 6,7 por ciento las personas que juegan dinero 'on line', así como de forma presencial, pasando del 59,5 por ciento en 2017 al 63,6 por ciento en 2019.

LOS MAYORES DE 64 AÑOS CONSUMEN MENOS SUSTANCIAS PSICOATIVAS

Finalmente, y por primera vez, se ha analizado la prevalencia de consumo de sustancias psicoactivas entre los mayores de 64 años, observando que hacen un menor consumo de ellas que la población de menor edad, si bien son los hombres los que más consumen.

Sin embargo, si se analiza por sustancia, el estudio ha reflejado que los mayores de 64 años beben más alcohol a diario (19% frente al 8,8% de los de entre 15 y 64 años) y especialmente vino (30,5), si bien beben de forma menos compulsiva.

En el tabaco quienes han sido fumadores lo han sido durante muchos años, y el 4,3 por ciento presenta un posible trastorno por consumo de hipnosedantes. Además, el 68,3 por ciento ha jugado dinero de manera presencial en el último año, y el 2,4 por ciento ha jugado dinero 'on line' en el último año. Un 1,3 por ciento podría sufrir un posible trastorno por juego.

531252.1.260.149.20201214121609
Vídeo de la noticia

Para leer más