Publicado 08/05/2020 12:31:52 +02:00CET

Asturias reforzará la vigilancia epidemiológica para garantizar el control de casos en el desconfinamiento

Un sanitario protegido con guantes sostiene un muestra para realizar un Análisis PCR.
Un sanitario protegido con guantes sostiene un muestra para realizar un Análisis PCR. - H.Bilbao - Europa Press

Salud hará pruebas PCR a los 11.370 casos "posibles, probables y confirmados" diagnosticados por Atención Primaria

OVIEDO, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Salud del Principado de Asturias, Pablo Fernández Muñíz, ha anunciado este viernes que su Consejería reforzará el servicio de vigilancia epidemiológica para garantizar el control de casos durante las fases de desconfinamiento.

El avance en las fases de la vuelta a la normalidad dependerá, en opinión del consejero, de la capacidad que tenga el servicio de salud para afrontar posibles repuntes de la enfermedad una vez se vayan sucediendo las fases establecidas por el Gobierno central.

Es por ello que durante su comparecencia en el Grupo de Trabajo de la Junta General para el seguimiento y evaluación del coronavirus en Asturias, Fernández Muñíz ha indicado que se dotará de mayor personal al servicio de vigilancia epidemiológica --que antes de la crisis del coronavirus contaba con un jefe de servicio y cuatro técnicas--, con hasta 30 personas durante las distintas fases del desconfinamiento. También se reforzará el servicio de Salud Pública. Hasta ahora el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) ha reforzado con 1.635 profesionales la atención hospitalaria y con 334 la Atención Primaria.

La Atención Primaria tendrá, al igual que en todo el periodo de la pandemia, un papel principal en la contención del virus, ya que sus profesionales serán los encargados de abordar la identificación, la notificación y el seguimiento de los casos, a fin también de realizar las pruebas diagnósticas a todos sus contactos y frenar la dispersión del virus.

En este sentido, la Directora gerente del Sespa, Concepción Saavedra, ha afirmado que se intensificarán las pruebas por PCR durante la transición a la "nueva normalidad", con despliegues de "autoCOVID" en Gijón, Oviedo y otras áreas, además de la toma de muestras PCR en los servicios de Atención Primaria. Hasta ahora, se han realizado más de 25.000 pruebas a personal sanitario y más de 13.000 a trabajadores sociosanitarios.

A partir de ahora la historia clínica de Atención Primaria de cada asturiano incluirá la nueva ficha epidemiológica, a fin de que esta información figure en los sistemas de Atención Primaria y Vigilancia Epidemiológica. También se incorporará en los sistemas de información hospitalarios.

En los lugares sensibles como residencias o centros de trabajo se reforzará la información sobre detección temprana del virus a través de los servicios de prevención de riesgos laborales de cada empresa y reforzando el servicio de prevención del Servicio de Salud asturiano.

Al margen se diseñará una campaña autonómica para reforzar las medidas relacionadas con la desescalada en cuanto a prevención, protección o control de movilidad. Todo ello, ha indicado el consejero, para poder identificar "la menor señal de alerta" y "mantener bajo control cualquier repunte", moderando así la incidencia y evitando la saturación del sistema de salud.

Si aún con todas estas medidas se produce un aumento de la circulación del virus, ha alertado, se podría plantear "restablecer medidas de control más estrictas", algo que se evaluará "día a día".

En el marco de las medidas que Salud pondrá en marcha para controlar el avance de la epidemia, la Consejería ha anunciado que realizará pruebas PCR a las 11.370 personas que, a fecha de 3 de mayo, son consideradas como casos "posibles, probables y confirmados" por Atención Primaria, es decir, aquellos casos que se han puesto en contacto con sus servicios de Atención Primaria y han sido tratados por vía telefónica como positivos sin haber hecho la prueba. Se trata de pacientes con diagnóstico clínico a los que todavía no se ha hecho la PCR.

EL LUIS ADARO ACOGERÍA POSITIVOS QUE NO PRECISAN ATENCIÓN HOSPITALARIA

Dentro de la planificación asturiana para la vuelta a la normalidad, el Principado mantiene el hospital provisional instalado en el recinto ferial Luis Adaro de Gijón habilitado como posible espacio de recepción de pacientes que, tras ser atendidos en los hospitales, ya no precisen de atención médica pero no puedan regresar a sus domicilios por seguir dando positivo.

"Se utilizará en el momento en que la planificación para la desescalada lo necesite", ha explicado, teniendo en cuenta que el Sistema de Salud asturiano ya trabaja en un plan para recuperar "cierta normalidad" en la atención médica.

Así, los hospitales asturianos retomarán "algunos procedimientos" no relacionados con la COVID-19, hasta ahora "desplazados" por la emergencia sanitaria, como intervenciones quirúrgicas no urgentes.

Para hacer "de forma progresiva" una normalización, Salud estima necesario "circuitos diferentes" por la seguridad de pacientes y profesionales, siendo necesario más espacio en los hospitales.

En este punto el recinto ferial Luis Adaro podría acoger a pacientes que ingresaron por COVID-19 que ya están "clínicamente bien", que podrían irse a su casa en aislamiento hasta que den negativo, pero que, ya sea porque viven solos o por seguridad para quienes viven con él, "no es recomendable" que regresen a sus domicilios. Actualmente este tipo de pacientes siguen ingresados en el hospital hasta que dan negativo. Sería "más probable", según el consejero, que el Luis Adaro tenga un papel en este sentido que si se produce un repunte de la enfermedad.

Contador