Publicado 16/02/2022 14:13

ASEM critica el "vacío legal" que ha supuesto la modificación de la Ley General de la Seguridad

Archivo - Silla de ruedas.
Archivo - Silla de ruedas. - MLADEN SLADOJEVIC - Archivo

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Enfermedades Neuromusculares (Federación ASEM) critica el "vacío legal" que ha supuesto la modificación de la Ley General de la Seguridad Social, por la que se amplía la prestación por cuidados a menores con patologías graves (CUME) hasta los 23 años, pues "ha dejado en el limbo a muchas familias cuyos hijos cumplieron 18 años antes de que se modificara la ley".

Pese a la buena noticia que supuso la ampliación de la prestación, desde Federación ASEM insisten en que las enfermedades neuromusculares "no desaparecen al cumplir cierta edad" y que los padres y madres cuyos hijos habían cumplido la mayoría de edad previamente a la modificación de la ley "se han quedado fuera, en una situación muy injusta y de desventaja, ante la necesidad de cuidados no cubierta del hijo o hija con enfermedad grave".

De este modo, desde la federación solicitan a las autoridades que establezcan el carácter retroactivo de esta prestación y que, de este modo, sean beneficiarias las familias con hijos de hasta 23 años, incluyendo las que se quedaron sin prestación antes de diciembre de 2021. "Es de recibo que todos ellas puedan percibir la ayuda CUME como les correspondería", subrayan desde Federación ASEM.

Asimismo, recuerdan que a los 23 años la enfermedad sigue progresando, por lo que reivindican a los poderes públicos que dicha ayuda "no se limite por edad y sí por la gravedad de la patología y dependencia".

PRESTACIÓN CUME

La prestación CUME es una ayuda que compensa la pérdida de ingresos que sufren las madres y padres, que se ven obligados a reducir su jornada de trabajo y su salario para cuidar de manera directa, continua y permanente del menor a su cargo, afectado por cáncer u otra enfermedad grave.

La ampliación de la ayuda hasta los 23 años beneficiaría a 8.000 hogares que actualmente reciben esta prestación, pero, en la práctica, muchas familias con hijos menores afectados por enfermedad grave se han quedado fuera.

Desde Federación ASEM recuerdan que es fundamental que se cumpla con lo estipulado en la Ley de Dependencia, haciendo efectiva la prestación de la asistencia personal, para que estos jóvenes con enfermedades graves sigan contando con apoyo para poder realizar actividades básicas de la vida diaria, como levantarse de la cama o vestirse, cuando la ayuda CUME ya no permita que uno de sus progenitores siga estando a su lado diariamente.