Actualizado 25/02/2010 13:48 CET

Aragón.-Las Cortes aprueban la modificación de la ley que regula las aperturas de oficinas de farmacia para "agilizarla"

ZARAGOZA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El pleno de las Cortes de Aragón aprobó hoy por el trámite de lectura única la modificación de la ley de Ordenación Farmacéutica para Aragón en materia de nuevas aperturas de farmacias con el objetivo de "agilizarla", para lo que se han cambiado algunos de los criterios de baremación, según explicó la consejera de Salud y Consumo del Gobierno aragonés, Luisa Noeno, durante la defensa del proyecto de ley ante el pleno del Parlamento autonómico.

La modificación contó con 55 votos a favor y cuatro en contra, con el apoyo tanto de los grupos que apoyan al Gobierno, Partido Socialista (PSOE) y Partido Aragonés (PAR), como de los grupos de la oposición, Partido Popular (PP) e Izquierda Unida (IU), salvo de Chunta Aragonesista (CHA), que votó en contra.

Noeno subrayó que el servicio farmacéutico es "fundamental" para la población y hay que "potenciar su calidad" y aproximación al ciudadano, tanto en el medio rural como urbano, y argumentó que la experiencia acumulada "aconseja" modificar la ley ya que en sus diez años de aplicación "sólo se ha hecho una convocatoria de nuevas oficinas de farmacia" y de asignación de las oficinas vacantes por renuncia puesto que han tenido lugar "numerosas reclamaciones administrativas y jurídicas".

Agregó que, como novedad,*a partir de ahora se valorará la "implicación de los farmacéuticos" y su participación en programas de salud, lo que contribuirá a "aportar mayor calidad sanitaria".

La modificación consiste en suprimir la prohibición de participar en el proceso a los farmacéuticos que hayan cumplido 65 años y eliminar como criterio de baremación la renuncia de la oficina de farmacia de la que anteriormente se era titular, mientras que se incluye la participación en programas sanitarios en materia de uso racional del medicamento, ordenación y control farmacéutico y salud pública.

Los procedimientos de apertura, transmisión, traslado, modificación y cierre de las oficinas de farmacia y botiquines ya iniciados a la entrada en vigor de la modificación de la ley seguirán rigiéndose por la normativa anterior. La modificación entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Aragón.

"GANAMOS EN SEGURIDAD JURÍDICA"

El diputado del PSOE, Eduardo Alonso, apoyó la modificación porque "ganamos seguridad jurídica" respecto a la participación de los farmacéuticos mayores de 65 años. Además, se valora "el compromiso" de los farmacéuticos, puntuando su participación en programas sanitarios y se está "en línea" con el Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, que aboga por "ir corrigiendo la disparidad de baremos según las Comunidades autónomas".

El diputado del PP, Ricardo Canals, calificó de "oportuna" esta modificación porque "las leyes deben agilizar los trámites a los ciudadanos", si bien remarcó que los cambios introducidos "no tienen nada que ver con la mejor de la calidad a los ciudadanos", sino que pretenden "resolver los problemas generados en su aplicación y buscar seguridad jurídica", algo que "nos parece interesante y útil".

El diputado del PAR, Javier Callau, estimó que la reforma "mejora de manera sustancial el texto anterior" y la asistencia farmacéutica de "calidad", al "potenciar los méritos profesionales y la formación". Agregó que los 65 años son "una edad óptima para seguir aportando conocimientos y experiencia".

La diputada de CHA, Nieves Ibeas, rechazó la modificación porque consideró que "no tiene sentido suprimir sin más" el criterio de renuncia de la oficina de farmacia de la que antes se era titular, sino que hubiera sido preferible indicar que sólo se exigía "la renuncia de farmacias que están ubicadas fuera de Aragón".

También rechazó la supresión de la limitación de los 65 años por que se haya planteado su posible inconstitucionalidad ya que estimó que esa limitación tiene "sólida justificación" porque pretende "evitar la especulación con las oficinas de farmacia", que "no sólo son un negocio privado" sino "establecimientos sanitarios de interés público".

El diputado de IU, Adolfo Barrena, argumentó que las modificaciones eran "necesarias" para "evitar la ralentización y bloqueo" en la apertura de nuevas oficinas de farmacia, que "muchos ciudadanos siguen esperando en sus barrios", si bien trasladó su "duda" de que se marque un plazo de 18 meses para el desarrollo reglamentario del sistema, que consideró "excesivo".