La aparición de cáncer de piel en niños se circunscribe casi exclusivamente a su predisposición genética

Actualizado 28/05/2013 16:44:07 CET
EUROPA PRESS

Deben cuidar su piel con un factor de protección de 50 para la cara y de 30 para el cuerpo

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La aparición del cáncer de piel en los niños se circunscribe casi exclusivamente a menores con predisposición genética, según ha señalado a Europa Press este martes la dermatóloga de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, la doctora Ana María Molina.

Así lo ha asegurado la experta con motivo de la celebración en los Cines Callao de la capital de la XVIII edición de la campaña 'Fotoprotégete bien' de Isdin, en la que se han dado cita más de 500 escolares. Para Molina, el menor puede tener cáncer de piel pero es "raro", ya que para ello "tiene que acumular mucha radiación".

Por ello, considera que los casos que aparecen "suelen ser más por síndromes hereditarios que hacen que su piel tenga menos defensas". En éstos niños con enfermedades específicas, éstos "nacen con una piel mucho más sensible", explica.

Sin embargo, manifiesta que ésto no es óbice para que las personas durante la infancia se fotoprotejan bien, ya que "el 90 por ciento de los casos de cáncer de piel, que suelen ser detectados a partir de los 40 o 50 años, se producen por el daño solar recibido en los primeros 20 años de vida". Ésta etapa "es crucial", destaca.

A tenor de esta evidencia, manifiesta que "se ha intentado concienciar a los padres", aunque ahora apuesta por hacer los mismo con los niños, ya que si son conscientes de este aspecto, "van a mantener una buena fotoprotección "durante toda la vida". De esta forma se lo señalado a los escolares, a los que les ha recomendado un factor de protección alto, "a ser posible un 50 en la cara y un 30 en el cuerpo".

EXISTEN SEIS FOTOTIPOS DIFERENTES

Molina afirma que, teniendo en cuenta que existen seis tipos de fototipos o tipos de piel, "no es lo mismo una persona con uno más oscuro que una con uno claro". En cuanto al modo de utilización, la dermatóloga sostiene que "hay que aplicar una capa gruesa y no extenderla demasiado", algo que hay que hacer "30 minutos antes de salir de casa y cada dos horas".

Pero también existen otros medios de fotoprotección, entre los que cita "las gafas de sol, gorras o ropa que no deje pasar mucha luz". A ello se une la recomendación de evitar las horas malas del día, las cuales cifra "entre las 12 y las 16 horas".

De cualquier forma, declara que estos consejos no se ciñen únicamente a la estancia en la playa, ya que "hay que insistir a los profesores y los padres" con respecto a otros emplazamientos". A su juicio, "la generación anterior sigue sin estar concienciada".

Sin embargo, sí afirma que se han producido avances en cuanto a innovación, y es que, "están apareciendo protectores contra infrarrojos y contra la luz visible". Respecto a los primeros, Molina indica que "son los que producen eritemas", por lo que considera "necesario" el paso dado.

Además, explica que "cada vez se investiga más", ya que muchos laboratorios, como Isdin, están invirtiendo "una barbaridad". En este sentido, destaca también el trabajo que está realizando el Grupo Español de Fotobiología, el cual se enmarca dentro de la Academia Española de un grupo dentro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

HAY QUE ELIMINAR LOS ACEITES POR COMPLETO

Por otro lado, y en relación a los aceites, la experta manifiesta que éstos "son una barbaridad", por lo que apuesta por lo que "hay que eliminarlos por completo". La hidratación de los mismo debe suplirse por la de las cremas y por el consumo de agua, señala.

Por último, Molina incide en que la cantidad de sol que es buena para los huesos o para estar felices "es muy poca, y más en países como España". Por ello, aboga "por ser los mejores en fotoprotección y por acudir al dermatólogo" cuando sea necesario.

A este acto de divulgación con niños han acudido también las subcampeonas olímpicas de natación sincronizada Laia Pons y Ona Carbonell, que han sido testigos de la presentación de 'Fotoprotector Isdin Transparent Spray Wet Skin', con el que, de manera transparente, se puede proteger la piel mojada sin que el factor de protección pierda efectividad.

Para Carbonell, que ha entrenado al aire libre desde que comenzó su carrera deportiva, es necesario "protegerse bien del sol", algo que ahora puede realizar de manera más óptima gracias a este nuevo producto, ya que no acostumbra "a salir del agua" durante los ejercicios. "Entrenamos cinco horas seguidas", explica.

De esta forma, Isdin amplía su gama de productos de fotoprotección, entre los que ya se encuentran herramientas específicas para el rostro, para el deporte y de rápida absorción, entre otros.