Salud establecerá a partir de 2012 en sus contratos-programa el correcto uso y dosis de los antibióticos

Actualizado 16/11/2011 15:30:32 CET
EUROPA PRESS

Los protocolos, que ya nos serán meramente recomendaciones, tendrán carácter de obligado cumplimiento y se crearán equipos de seguimiento

SEVILLA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Consejería andaluza de Salud establecerá a partir de enero de 2012, a través de los contratos-programa que este departamento suscribe con el conjunto de centros hospitalarios sobre cumplimiento de un mínimo de objetivos terapéuticos costo-eficientes, un protocolo de obligado cumplimiento "más allá de casos excepcionalmente puntuales" sobre uso correcto de los antibióticos, una medida que responde al "alarmante incremento" de las resistencias que las bacterias están generando contra la familia actual de antimicrobianos --fundamentalmente antibióticos-- por un "mal uso" de estos fármacos.

En rueda de prensa en Sevilla, el director gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), José Luis Gutiérrez, y el vicepresidente de la Sociedad Andaluza de Enfermedades Infecciosas, Jesús Gómez Mateo, han asegurado que esta medida, "que nada tienen que ver con criterios economicistas", responde a una "nueva realidad clínica" de incremento de resistencias a los antimicrobianos y la reducción las posibilidades de que un paciente diagnosticado de una infección responda bien al tratamiento.

Gutiérrez, que ha avanzado que este protocolo de actuación multidisciplinar vinculado a los contratos-programa entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2012, permitirá crear dentro de los hospitales equipos de profesionales dedicados específicamente a mejorar el uso de los antibióticos en Andalucía, que estarán integrados por microbiólogos y farmacéuticos hospitalarios, entre otros especialista, y que tendrán un carácter "transversal" a la hora de "auditar" el correcto uso y dosis de estos fármacos.

Según han explicado ambos especialistas, que han dado a conocer esta medida en el marco del Día Europeo del Uso Prudente de Antibióticos, que se celebra el 18 de noviembre, las directrices de dicho programa andaluz se están elaborando según las recomendaciones del Programa de Optimización de Antimicrobianos (PROA), que ha editado el Grupo para el Estudio de la Infección Hospitalaria de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica conjuntamente con la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria y con la Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública.

Entre ellas, se encuentran la monitorización del consumo y de las resistencias, la evaluación de la calidad de la prescripción y los resultados clínicos, así como intervenciones educativas orientadas a elevar la concienciación del uso correcto de estos medicamentos.

SITUACIÓN PREVIA A LA DE FLEMING

Gómez Mateo, quien ha apelado en todo momento a que ésta es una medida que se guía por criterios "estrictamente asistenciales", de hecho ha enfatizado que su correcto uso mejorará los parámetros de morbimortalidad de muchas enfermedades infecciosas, ha advertido de que el problema de las resistencias a los antibióticos en la actualidad es tal "que estamos asistiendo a una realidad cada vez más frecuente en la que el arsenal de medicamentos que tenemos están dejando de funcionar, algo parecido a lo que ocurría en la época previa a Fleming".

"Tenemos asumido en nuestro entorno que si se tiene un problema se toma uno un antibiótico y no pasa nada", ha lamentado este especialista, quien ha alertado de que ese escenario "podría ser válido hace 20 o 30 años, pero no ahora".

MICROORGANISMOS CON "MILLONES DE AÑOS DE EXPERIENCIA"

Además, ha recordado que las bacterias "son unos microorganismos tremendamente inteligentes, tanto que ya vivían en el planeta muchos millones de años antes de que los humanos apareciéramos como especie, y con toda seguridad seguirán aquí cuando nosotros ya no estemos".

En cuanto a los porqués de esta resistencias, este especialista ha apuntado a dos grandes problemas. Uno vinculado a la industria farmacéutica, "que por razones que no vienen al caso, ha decidido no investigar mucho en antibióticos, hasta el punto de que en algunos casos han pasado años hasta aparecer nuevos antimicrobianos".

"La segunda razón, que nos atañe a todos, es que no por ello las bacterias han dejado de expandirse, por ejemplo a través del material genético, y sin embargo todos seguimos haciendo un mal uso de los antibióticos", ha enfatizado.

CIFRAS DE CONSUMO

Prueba de ello, el propio gerente del SAS ha precisado que en Andalucía se consumen "24 dosis diarias de antibióticos por cada millar de habitantes", cuando lo razonable sería "al menos la mitad de esa tasa", según ha apostillado por su parte Gómez Mateo.

Además, ha detallado que en 2010, el gasto en antibióticos ascendió a 54,8 millones de euros, con un consumo de 6,7 millones de envases de antimicrobianos. "Pero más allá de estos números hay que hacer una reflexión cualitativa, ya que la principal causa es el uso inadecuado de los antibióticos. Por ejemplo, en España, la tercera parte de los antibióticos que consumen la población son resultado de una automedicación cuando uno tiene una infección respiratoria o una simple infección en la boca", ha ahondado.

Del mismo modo, ha advertido de que existe una horquilla, "que va entre los tres y los 20 ciudadanos por cada cien, que cuando se notan fiebre toman por iniciativa propia un antibiótico, eso sin saber si el antibiótico era o no el adecuado o si la dosis era correcta", ha reprochado.

Así, y a modo de ejemplo, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Infecciones del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, Jesús Rodríguez-Baño, ha aludido a un estudio que dirigió en el que se reveló que la mortalidad de los pacientes afectados por infecciones bacterianas generalizadas causadas por el microorganismo Escherichia coli "es del nueve por ciento si la bacteria resulta sensible al tratamiento inicial, y del 35 por ciento cuando es resistente".