Actualizado 01/06/2011 15:10 CET

Andalucía.-Montero asegura que "no está en el código genético de los gobiernos del PSOE" la privatización de la sanidad

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero
EUROPA PRESS

IU recela del "incremento" de la privatización en Andalucía y teme que se siga el modelo catlán, madrileño y valenciano

SEVILLA, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, ha asegurado este miércoles que "no está en el código genético de los gobiernos del PSOE" la privatización de la sanidad y del resto de las políticas sociales, "como la educación, la dependencia o las pensiones".

Durante su intervención en la Comisión de Salud del Parlamento andaluz, la titular del ramo ha contestado así a una interpelación elevada por el diputado de IU Juan Manuel Sánchez Gordillo, en la que mostrada sus recelos al "incremento" de la privatización que, a su juicio, está experimentando la sanidad pública andaluza.

"Niego la mayor y además cargada de razones", ha replicado Montero ante este temor de IU, al tiempo que ha asegurado que la sanidad pública "no sólo no se está privatizando, sino que además hemos hecho una apuesta clara en la defensa de un sistema universal y gratuito".

De hecho, ha destacado que desde los gobiernos del PSOE "llevamos años trabajando por una sanidad universal, gratuita y equitativa", hasta el punto, ha defendido, que forman parte de "nuestras señas de identidad".

Las políticas sociales, ha enfatizado, "como la sanidad, la educación, las políticas de dependencia y las pensiones son nuestras marcas más claras y forman parte de nuestro código genético".

Además, ha defendido que el actual Gobierno andaluz va "por el camino adecuado", en referencia las últimas encuestas realizadas tanto por el IESA como a nivel nacional, "en las que se ponen de manifiesto que el 70 por ciento de los encuestados prefiere la sanidad pública a la privada".

"Los ciudadanos valoran muy positivamente el sistema sanitario público andaluz, hasta el punto que afirman que funciona mejor que el entorno privado", ha insistido Montero, quien, aún con todo, ha recalcado que "hay que seguir avanzando en términos de comodidad y de intimidad".

Del mismo modo, ha pedido que "no se confunda" la privatización de los servicios "con elementos de mejora de la gestión", en alusión a mecanismos que ya está empleando su departamento como son la central logística de compras o el modelo de gestión de empresas pública.

"ES EL SECTOR PRIVADO EL QUE SE FIJA EN EL PÚBLICO"

Ha opinado, igualmente, que en los últimos tiempos "es el sector privado el que se fija en el sector público para mejorar su margen de beneficio y eficiencia".

"El compromiso del Gobierno andaluz es aportar en el debate de sostenibilidad una hoja de ruta que sigue la experiencia de 30 años de transferencia", ha proseguido Montero, quien también ha dicho que desde su departamento están trabajando en la partida del gasto farmacéutico "que comporta más del 20 por ciento de los recursos totales" y en cuyo ámbito "sigue existiendo margen de eficiencia, aunque no sin críticas del sector que ve afectado su interés".

NO AL COPAGO

Sea como fuere, ha zanjado la cuestión asegurando que "mientras que sea el PSOE el que sustente el Gobierno no hay ningún temor ni hoja de rota para que la sanidad pública dejo de serlo, lejos además del copago o de la privatización que puedan estar planeando otras CCAA que no estén gobernadas por el PSOE".

Por su parte, el diputado de IU Sánchez Gordillo ha aludido a los "casos de privatización evidentes" en Cataluña, Madrid y Valencia y ha advertido de que en Andalucía "está entrando de forma más evidente".

Además, ha detallado que en Andalucía la sanidad privada ha crecido "un 300 por ciento" en los últimos años, que hace que en la actualidad "mueva 9.000 millones de euros en Andalucía" y que "de cada cinco pacientes uno es atendido de forma íntegra por la privada".

Ha continuado que unos 70.000 profesionales trabajan ya en la sanidad privada y que hay un "trasvase evidente" de profesionales de lo público a lo privado. Además, otro 30 por ciento de profesionales que compatibiliza su trabajo en la pública y la privada.

Finalmente, ha pedido "disminuir" los conciertos con la sanidad privada, ya que, a su entender, "la sanidad privada no puede ser mejor nunca que la pública por una razón: porque la empresa privada tiene como primer objetivo el obtener el máximo beneficio, y lo que se va en beneficio se pierde en calidad".