Los futuros convenios repartirán la carga horaria para compatibilizar la vida familiar, según Montero

Actualizado 16/01/2012 17:14:48 CET
EUROPA PRESS

El estudio de situación revela que las necesidades actuales de médicos y enfermeros siguen cubiertas

SEVILLA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, ha vaticinado que los futuros convenios laborales que sindicatos y administración negocien en las mesas sectoriales de sanidad de los próximos años tenderán a una redistribución de los tiempos de trabajo, de tal forma que se consiga conciliar vida laboral y familiar en un contexto en el que los miembros de una misma unidad familiar trabajan.

Montero ha esbozado así uno de los principales datos extraídos del 'Estudio de Necesidades Profesionales 2011-2039', que su departamento actualiza "cada dos a tres años" y que este lunes ha presentado en rueda de prensa. Según ha explicado, la "flexibilización" de las cargas horarias del trabajo es una consecuencia lógica del fenómeno de la 'feminización' de la sanidad pública andaluza.

De hecho, y como dato más destacado, la titular de Salud ha precisado que siete de cada diez profesionales que conforman la actual plantilla del sistema sanitario público andaluz (en total hay 64.510 profesionales trabajando en el SSPA) son mujeres, con una edad media de 47 años, siendo en el sector de la enfermería en el que este fenómeno llegó antes, aunque avanzando a pasos agigantados en el resto de profesiones".

Así, y según siempre este informe, el peso de la mujer va creciendo en el global de la población médica, hasta el punto de que, si bien en la actualidad tan sólo el 16 por ciento de los médicos mayores de 62 son mujeres, este porcentaje se sitúa en el 65 por ciento de la población menor de 32 años. En cuanto a enfermería, la tasa está más repartida, ya que la tasa de mayores de 65 está en un 61 por ciento y la de menores de 35 en un 79 por ciento.

"Esta evolución va a promover la modificación en la planificación de los recursos humanos para atender las necesidades de un colectivo (la mujer) que probablemente ponga más el acento en la calidad del empleo que en el incremento retributivo", ha proseguido Montero, quien también ha detallado que tres de cada cuatro personas que se incorporan al sistema sanitario andaluz son mujeres. De ellas, cuatro de cada diez enfermeras y tres de cada diez médicas.

REPARTIR LAS CARGAS EN LAS GUARDIAS DE 24 Y 48 HORAS

Por su parte, el secretario general de Calidad y Modernización de la Consejería, José Luis Rocha Castilla, ha ahondado en declaraciones a Europa Press que "una de las posibles variables" que puedan tomarse en cuenta en la negociación de los futuros convenios colectivos sea el de aumentar el número de profesionales sanitarios que hacen guardia de 24 o 48 horas, lo que permitiría, a modo individual, que cada profesional hiciesen menos número de guardias.

"No es lo mismo que cuatro profesionales se tengan que repartir tres guardias por semana de 24 o 48 horas, que esas tres guardias se repartan por semana entre diez o más profesionales", ha expuesto Rocha a modo de ejemplo, quien, en cualquier caso, ha admitido que la redistribución de los tiempos de trabajo es todavía algo "muy nuevo que está en fase de aportación de ideas, análisis y discusión".

No obstante, Rocha ha apuntado al hecho de que la reducción de esas horas de trabajo mediante el reparto de las cargas supondría, en la práctica, una reducción de la jornada laboral. "Aunque la jornada laboral es de 35 horas semanales, un médico hace muchas horas como consecuencia de las guardias", ha explicado este dirigente del SAS.

NECESIDADES CUBIERTAS ACTUALMENTE DE MÉDICOS Y ENFERMEROS

La actualización de este informe también sostiene que el número de profesionales sanitarios de Andalucía, en proporción con la población, sigue garantizado hasta 2039, "lo que demuestra el efecto positivo que han tenido las medidas de distribución de plazas de formación desarrolladas en la comunidad", según Montero.

Para Montero, en los últimos años se ha ido ajustando cada año la oferta de formación en Andalucía que se acerca a la propuesta de actuación que se hizo en 2009, a raíz del anterior estudio, de alcanzar los 1.300 nuevos alumnos de medicina al año. Actualmente salen de las facultades 1.128 y llegaremos a 1.300 con la creación de las nuevas facultades de Medicina.

ESPECIALIDADES MÁS ENVEJECIDAS

Con todo, Montero ha admitido que las tres especialidades más envejecidas en 2011 "son Nefrología, Análisis Clínicos y Cirugía Pediátrica", hasta el punto de que "un tercio de estas plantillas están cercanas a los 55 años".

En 2011, hay en Andalucía cerca de 34.000 médicos, tanto en el sector público como en el privado, un millar más que en 2008, casi 5.000 más que en 2004 y cerca de 7.000 más que en 2011. Este crecimiento supone un 26 por ciento en la última década que comparado con el crecimiento poblacional (13%) se traduce en que el número de médicos en Andalucía ha crecido el doble que la población andaluza.

JUBILACIONES EN LOS PRÓXIMOS AÑOS

En la actualidad la tasa andaluza de médicos es de 402 por cada 100.000 habitantes, una cifra que ha crecido paulatinamente desde 2001, aunque por debajo de los 437 de la media nacional. En 2009 se realizó también una proyección de las jubilaciones en Andalucía en los próximos años y se determinó que el mayor número se producirá entorno al 2025. Hasta el 2019 se jubilarán alrededor de 5.600 médicos, pero en la siguiente década serían alrededor de 12.000 y en la siguiente, unos 6.800.

Con éste, son ya tres los estudios realizados en Andalucía (2006 y 2009) para obtener una foto fija actual de las distintas profesionales sanitarias (medicina y enfermería) y una proyección futura, lo que permite realizar una planificación basada en el conocimiento de las necesidades futuras en materia de recursos humanos, así como conocer los resultados de las medidas implantadas en los últimos cinco años.

El trabajo desarrollado en los últimos cinco años ha permitido incrementar el número de plazas en las Facultades de Medicina de Andalucía para nuevos alumnos y pasar de las 880 que se ofertaron 2006-2007; a las 1.056 del curso 2008-2009; a las 1.101 del 2009-2010 y a las 1.128 ofertadas en el pasado curso (2010-2011).

Según Montero, de no haber sido tomadas medidas como éstas, Andalucía tendría en el año 2039 un déficit de casi 10.000 médicos y el número de facultativos sería prácticamente igual al actual. Por su parte, el incremento que se propuso de plazas en las facultades de Medicina ha permitido situar en cifras aceptables las previsiones de facultativos activos.

ENFERMERÍA

El estudio revela también que las necesidades en el sector de la enfermería en Andalucía para los próximos años están cubiertas. En la actualidad hay 43.493 profesionales, 2.520 más que en 2008, 8.669 más que en 2004 y 11.193 más que en 2001. Esto se traduce en un incremento del 35% desde el 2001, cerca del triple del crecimiento de la población andaluza. La tasa andaluza se sitúa en 520 enfermeras por cada 100.000 habitantes, una tasa en la media de los países de la OCDE.

Cada año salen de las universidades andaluzas 1.671 nuevas enfermeras, que cubre las necesidades futuras con una previsión de 21.000 enfermeras jubiladas en 2039. Si se tiene en cuenta las jubilaciones y todos los desarrollos y necesidades en cuidados que se puedan generar en el futuro con la cronicidad de los pacientes y el papel emergente de estos profesionales, los datos muestran que no habrá déficit. Se puede incluso llegar a tasas que superarán las 650 enfermeras por cada 100.000 habitantes.