Publicado 18/05/2021 14:58CET

Andalucía critica abrir el debate sobre el fin del uso obligatorio de mascarilla: "Es la mejor arma que tenemos"

Varias personas caminan con mascarilla
Varias personas caminan con mascarilla - Cézaro De Luca - Europa Press

SEVILLA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno andaluz ha defendido este martes que la "arma más potente" con la que contamos en este momento para luchar contra la pandemia del coronavirus, aparte de la vacunación, es la mascarilla, con lo que ha expresado su preocupación por el debate abierto en España sobre una posible relajación en su uso en próximas fechas.

Así se ha pronunciado el consejero andaluz de Salud y Familias, Jesús Aguirre, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, donde ha considerado que sólo se podría hablar de disminuir el uso de la mascarilla cuando se llegue a un porcentaje de población inmunizada de en torno al 70 por ciento.

"La arma más potente tras la vacuna es la mascarilla", según ha recalcado el consejero de Salud, quien ha apuntado que los equipos y técnicos de la Consejería de Salud advierten de que mientras no haya una inmunidad del 70 por ciento, se debe seguir utilizando la mascarilla como hasta ahora.

"No nos confiemos por los cantos de sirena", según ha indicado el consejero, quien ha insistido en hacer un llamamiento a la responsabilidad a la población andaluza porque el virus aún sigue entre nosotros.

Ha mostrado su preocupación por que el hecho de que se haya abierto un debate sobre el uso de la mascarilla pueda contribuir a que muchos ciudadanos se relajen en el hábito de llevarla.

Ha pedido a los ciudadanos especialmente mucho cuidado y no bajar la guardia en las reuniones familiares, como las celebraciones de comuniones, bodas o bautizos, y con las aglomeraciones. Ha apuntado que, desde que no hay estado de alarma, los ciudadanos pueden reunir en sus casas a las personas que quieran y no hay manera de impedirlo.

Aguirre ha insistido en que la Junta está centrada en vacunar en estos momentos, lo que, junto al uso de la mascarilla, es la única manera de salvar vidas.