Actualizado 01/06/2011 16:13 CET

AMP.-La CE evita criticar a Berlín por la crisis de los pepinos pero le exige "esfuerzos" para detectar origen

Subraya que el "epicentro" de la intoxicación es el área de Hamburgo y considera "desproporcionado" el veto a productos españoles

BRUSELAS, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comisario europeo de Salud y Protección del Consumidor, John Dalli, ha evitado este miércoles criticar a las autoridades alemanas por la gestión de la crisis provocada por la bacteria 'Escherichia coli',' cuyo origen achacaron inicialmente a pepinos importados desde España, pero ha exigido a Berlín que "intensifique los esfuerzos" para detectar la fuente de la contaminación.

"Insto a los estados miembros, Alemania en especial, para que intensifiquen sus esfuerzos en esta situación", ha dicho en rueda de prensa en Bruselas, tras confirmar que las pruebas realizadas a los pepinos españoles en Alemania no han detectado la presencia de la cepa responsable de la grave intoxicación.

"Las sospechas iniciales de las autoridades germanas sobre los pepinos españoles no han sido confirmadas por los resultados disponibles hasta ahora", ha apuntado el comisario. Bruselas espera aún los resultados definitivos de los análisis realizados sobre el terreno en los dos invernaderos señalados en Andalucía, que podrían llegar este mismo miércoles o el jueves.

El comisario ha pedido "calma" a la opinión pública y ha tachado de "desproporcionada" cualquier medida que bloquee el comercio de verduras y hortalizas españolas, porque el "epicentro" de la infección "está en los alrededores de Hamburgo".

"La opinión pública debe conservar la calma y respetar las normas básicas de higiene en la preparación de alimentos", ha dicho Dalli, que ha querido "subrayar con firmeza" que el brote infeccioso está "limitado geográficamente al área de los alrededores de la ciudad de Hamburgo" y que el número de casos "decae" conforme pasan los días.

Por ello, el Ejecutivo comunitario considera que "cualquier prohibición sobre cualquier producto es desproporcionada", según el comisario, que también ha considerado innecesario recomendar a los ciudadanos no viajar a la ciudad-estado alemana pese a ser el foco de la crisis.

Dalli también ha defendido el sistema de alerta rápida de la Unión Europea con el que Alemania alertó al resto de Estados miembros de la crisis y señaló las importaciones de pepinos españoles como posible causa de la infección. Tampoco ha querido hacer "juicios de valor" sobre la reacción de Alemania y las críticas de España por dicha gestión, y ha insistido en la colaboración de los dos países para aclarar lo ocurrido.

En una reunión informal de ministros de Agricultura este martes, varias delegaciones expresaron su malestar por el funcionamiento de este sistema y la alarma creada. Alemania y otros países de la UE como Austria, República Checa, Bélgica y Francia han cerrado al menos parcialmente sus mercados a los pepinos y otras hortalizas españolas.

Fuentes comunitarias han matizado que la alerta lanzada la semana pasada sobre los pepinos españoles se limitó a "dos lotes" sospechosos y, por tanto, no existe una alerta sobre el conjunto de la producción.

Por otra parte, la presidencia húngara de la UE estudia convocar una reunión extraordinaria de ministros de Agricultura europeos el próximo 17 de junio en Bruselas para afrontar la crisis alimentaria y sanitaria provocada por la bacteria, según fuentes europeas. El objetivo es "arrojar luz" a lo sucedido, estudiar el impacto de la crisis y analizar posibles respuestas, incluida la posibilidad de ayudas o indemnizaciones para el sector hortofrutícola que ha visto caer sus ventas.