Actualizado 28/02/2022 18:35

Amnistía Internacional pide que España solo financie la vacuna de Hipra si comparte la propiedad intelectual

Archivo - El Hospital Clínico busca voluntarios para la fase III de la vacuna de HIPRA
Archivo - El Hospital Clínico busca voluntarios para la fase III de la vacuna de HIPRA - GVA - Archivo

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha reclamado que España solo financie la vacuna de Hipra contra la COVID-19 si comparte la propiedad intelectual, con el objetivo de ayudar a paliar la situación de desigualdad en el acceso a la vacunación a nivel mundial, teniendo en cuenta que "ha recibido una importante financiación pública proveniente de la Unión Europea y del Gobierno en el marco de su desarrollo".

"España, con el 91 por ciento de la población mayor de 12 años con la pauta completa de vacunación, puede mostrar satisfacción con su plan de vacunación. Por eso debe seguir en esa línea y condicionar la financiación a que Hipra comparta la propiedad intelectual, los conocimientos y la tecnología, se sume a los mecanismos globales de suministro de vacunas y aprovechamiento compartido de la tecnología y haga públicos los costos desglosados de la investigación, desarrollo, producción, distribución comercial y todos los demás aspectos pertinentes de manera oportuna y accesible", ha reclamado el director general de AI, Esteban Beltrán.

El dirigente de la organización, que ha comparecido este lunes en la Comisión de Investigación relativa a la gestión de las vacunas y el Plan de Vacunación en España que se está celebrando en el Congreso de los Diputados, considera que nuestro país tiene que luchar contra la falta de acceso en los países pobres.

"Tiene la oportunidad con Hipra, la empresa española que en estos momentos se encuentra en una fase más adelantada de desarrollo de la vacuna y que ha recibido una importante financiación pública de la Unión Europea y del gobierno de España", ha añadido al respecto.

En cualquier caso, el director general de AI ha "reconocido y dado la bienvenida" al "crucial trabajo" de Hipra en la investigación y desarrollo de la vacuna contra la COVID-19. "Cuestiones tales como la conservación de la misma entre los 2 y 8ºC, que podría facilitar su logística y distribución, y el gran potencial de producción (600 millones de dosis en 2022 y 1.200 para 2023) podrían representar una oportunidad muy importante en términos de distribución de la vacuna a países con menos recursos", ha sostenido.

Por ello, ha solicitado a la empresa catalana que adopte "medidas urgentes e inmediatas para garantizar el suministro equitativo de sus vacunas contra la COVID-19 a los países de ingreso bajo y mediano bajo, dando especial prioridad al acceso a las vacunas en los países de ingreso bajo a fin de alcanzar el objetivo fijado por la OMS de alcanzar una tasa de vacunación del 70 por ciento para julio de 2022, entre otras cuestiones".

Amnistía Internacional ha avanzado que en la comparecencia se ha debatido la necesidad de que, en su estrategia internacional y en sus relaciones con otros Estados, en especial la Unión Europea, España contribuya a "asegurar que los derechos de propiedad intelectual no impiden a ningún país garantizar el derecho a la salud, y que se toman las medidas necesarias para garantizar el acceso universal a las vacunas".

El director de Amnistía Internacional también ha recordado a las farmacéuticas que "hasta ahora han monopolizado la tecnología, bloqueado y presionado para evitar que se compartiera la propiedad intelectual y han cobrado precios elevados por las vacunas, priorizando el suministro a los países ricos". "Es necesario revertir esa situación", apuntan.

"Seguimos midiéndonos a través de la solidaridad, o la falta de ella, que mostremos para salir de esta crisis sin precedentes. Y mientras algunos países ricos ya empiezan a ver la luz al final del túnel, la realidad más cruda es que poco más del 4 por ciento de la población de países de bajos ingresos se había vacunado con pauta completa a finales del año pasado. No pondremos fin a esta crisis hasta que no se den los pasos adecuados para que la población global esté vacunada", ha comentado.

El director general de la organización ha insistido en que la pandemia "tiene que hacer recordar más que nunca que la salud es un derecho al que todas las personas deberían tener acceso en condiciones de igualdad".

Por otra parte, la organización ha pedido una "evaluación exhaustiva" sobre la gestión de la pandemia de la COVID-19 en España, así como su impacto en el derecho a la salud de las personas puesto que "la falta de publicación de datos actualizados sobre población sin tarjeta y datos desagregados en materia de vacunación que incluya a estos colectivos impide tener una valoración completa de su situación".

La organización resalta que pese a que se ha hecho un "importante esfuerzo" para superar las barreras que impuso el Real Decreto Ley 16/2012 para las personas inmigrantes en situación administrativa irregular y personas reagrupadas legalmente en España, el Real Decreto Ley de 2018 "no ha conseguido revertir ese riesgo todavía, y que el Anteproyecto de Ley de medidas para la equidad, universalidad y cohesión del Sistema Nacional de Salud aún no ha sido adoptado".

Para finalizar su intervención, ha parafraseado al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus: "Solo detendremos la COVID-19 si somos solidarios. Los países, los socios en el ámbito de la salud, los fabricantes y el sector privado deben actuar juntos para que los frutos de la ciencia y la investigación beneficien a todas las personas".

MÉDICOS DEL MUNDO INSTA A ACABAR CON EL "NACIONALISMO" DE VACUNAS

Por otra parte, y en relación también a las vacunas de Hipra y del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la presidenta de Médicos del Mundo, María de las Nieves Turienzo Río, ha instado a que sus licencias "se compartan a través de C-TAP, la plataforma impulsada por la Organización Mundial de la Salud destinada a intercambiar conocimientos y la propiedad intelectual de las vacunas y otros productos contra la COVID-19".

"Se deben incorporar condiciones y provisiones de acceso para que tanto las entidades públicas como privadas, licencien sus productos a través de acuerdos globales y no exclusivos, a través de C-TAP, compartiendo los derechos de propiedad intelectual, con una compensación razonable a la empresa por su esfuerzo económico. Además, pedimos al Gobierno que la financiación destinada a instituciones públicas sea la misma que la que se invierte en instituciones y empresas privadas", ha destacado.

Al respecto, ha recordado que para la investigación y el desarrollo de la vacuna de Hipra compañía ha recibido millones de euros de inversión pública. Entre otras partidas, ha obtenido 15 millones en ayudas públicas para la fase IIb/III de los ensayos clínicos, según anunció hace unos meses la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morat.

"Sin embargo, nada garantiza que cuando la vacuna empiece a producirse pueda llegar a todas las personas que la necesiten dentro y fuera de nuestras fronteras", ha puntualizado la responsable de Médicos del Mundo.

Igualmente, ha reclamado "reconducir" el debate del "nacionalismo" de las vacunas a una vacunación global con una agenda que se centre en "aumentar la capacidad de producción en todo el mundo, un reparto justo de las dosis existentes que incluya apoyo a los sistemas sanitarios, incentivar la transferencia de tecnología y conocimiento a terceros fabricantes, propiciar la creación de centros de desarrollo de vacunas en otras regiones y aumentar la transparencia en todo el proceso".

"La inequidad de vacunación es un resultado directo de las políticas nacionalistas y el acaparamiento de vacunas por parte de algunos países, incluido España. No es casualidad, tiene responsables: los gobiernos y las farmacéuticas, principalmente. El Gobierno tiene la oportunidad de avanzar y liderar a nivel mundial, cumpliendo sus promesas para conseguir un acceso y una distribución justa y equitativa de las vacunas", ha apostillado.