Actualizado 14/12/2010 12:04 CET

La alta interacción social de los estudiantes expanden las infecciones

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los estudiantes de los últimos cursos escolares participan en miles de interacciones sociales que pueden expandir una enfermedad infecciosa, según un estudio de la Universidad del Estado de Pensilvania en University Park (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los investigadores, dirigidos por Marcel Salathé, utilizaron sensores inalámbricos y personal de las escuelas secundarias para registrar más de 760.000 incidentes en los que dos individuos interaccionaban en un espacio de 3 metros entre sí, aproximadamente la distancia máxima en la que una enfermedad puede transmitirse a través de gotas de fluidos corporales.

La mayoría de enfermedades infecciosas, incluyendo aquellas con el mayor potencial para convertirse en pandémicas, se expanden cuando las gotas de un individuo infectado encuentran la forma de llegar a otros individuos cercanos.

Los investigadores recopilaron datos de seguimiento en una red de contactos sociales y utilizaron un modelo informático para simular la expansión de una enfermedad similar a la gripe en la escuela.

Según señalan los autores, los resultados de este brote simulado concuerdan con los registros de ausencia de la temporada más reciente de gripe. Los descubrimientos sugieren que las redes de contacto social pueden utilizarse para diseñar métodos de inmunización que podrían ser más eficaces que las campañas de vacunación aleatorias.

Sin embargo, los investigadores advierten que las autoridades de salud pública deben también tener en cuenta las ramificaciones médicas, sociales y étnicas de los métodos que controlan de cerca las interacciones de los individuos.