El turismo médico crece un 20 por ciento cada año a pesar de ser un todavía "un mercado sin explotar"

Actualizado 07/03/2013 15:30:11 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 7 Mar. (Reuters/EP) -

El turismo médico crece un 20 por ciento cada año a pesar de ser un todavía "un mercado sin explotar" por los operadores turísticos tradicionales, tal y como asegura el profesor de Ciencias Aplicadas de la Universidad Internacional Bad Honnef de Alemania, el doctor Helmut Wachowiak.

Para el experto, este tipo de turismo factura cada curso "entre 30.000.000.000 y 46.000.000.000 de euros", ya que un número creciente de europeos viajan al extranjero para recibir tratamiento "para ahorrar dinero o combinar una visita al médico con un poco de turismo".

Por ello, y a pesar de que aún no se practica de forma habitual, se están realizando "mayores esfuerzos" por atraer clientes a clínicas del extranjero para procedimientos de rutina, indica. Esto genera "nuevas oportunidades para los operadores turísticos que buscan expandirse en los mercados de más rápido crecimiento", señala.

Además de la oportunidad de conocer lugares diferentes y ahorrar costes, otras razones que explican el turismo médico son "las largas esperas que hay que acometer en el propio país o la indisponibilidad de los tratamientos", sostiene Wachowiak.

TODOS LOS PAÍSES QUIEREN ENTRAR EN ESTE SECTOR

Como ejemplo de turismo médico, las compañías británicas de turismo médico explican que 100 británicos se trasladan cada año a la India para recibir terapias, como "cirugía cardiaca, de rodilla, de reemplazo de cadera, tratamientos de fertilización in vitro o asistencia dental".

A esta teoría se une también el experto Shah Premhar, que reporta un crecimiento rápido de la demanda de clientes en África, donde "puede ser más difícil encontrar instalaciones médicas para cirugías complejas". Para él, el mercado del turismo médico es muy competitivo porque "todo el mundo quiere entrar en él".

Uno de los países que desea entrar con más fuerza en este sector es Alemania, que ha atendió en 2010 a cerca de 77.000 pacientes extranjeros que desembolsaron más de 950.000.000 de euros, según la Junta Nacional de Turismo de Alemania. Los ciudadanos que recibió el país germano eran mayoritariamente de las nacionalidades rusa, norteamericana o de naciones del Golfo.

Otra prueba de la incipiencia de este negocio son los resultados de una encuesta realizada por la consultora IPK International, que ha demostrado que "entre un tres por ciento y un cuatro por ciento de la población mundial viaja al extranjero para recibir tratamiento médico". Además, expone que un 52 por ciento de los europeos afirman que podrían imaginar hacerlo.