Actualizado 30/08/2007 20:36:44 CET

El ajo, las relaciones con vírgenes y las pócimas de pene de niño, las 'curas' contra el sida de muchas tribus en África

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los brujos o chamanes de ciertas tribus de Kenia, figuras consideradas por ciertas comunidades como verdaderos médicos de cabecera, son en muchos casos la fuente de creencias erróneas sobre el sida y de más que cuestionables tratamientos caseros contra la enfermedad que incluyen desde plantas medicinales o alimentos naturales hasta consejos que aseguran que mantener relaciones con menores o elaborar pócimas a base de "pene de niño" elimina el virus.

Esta es la experiencia de Elena Alonso, responsable de Sida de Médicos Sin Fronteras (MSF), que además de Kenia conoce la situación sanitaria que se vive hoy en países como Zimbabue, Malawi o Zambia y asegura que en África, además de la pobreza, es necesario aún superar muchas creencias erróneas para enfrentar la epidemia.

Alonso relató a Europa Press que prácticas como la mutilación de niños para preparar 'medicinas anti-sida' o mantener relaciones con menores "no es nueva" y que está muy extendida en el continente a pesar de los esfuerzos que realizan las organizaciones humanitarias y los gobiernos locales para erradicarlas y atender a las víctimas.

"En Malawi se cree por ejemplo, que hacer el amor con niñas vírgenes cura el sida. Las autoridades sanitarias han colocado carteles gigantes por las calles en los que se puede leer 'Tener relaciones con niñas no te va a curar', pero los abusos continúan, esto yo lo he visto", denuncia la técnico en sida, que recuerda que hace algunos años, varios niños keniatas que sufrieron mutilaciones fueron traídos a España por un médico valenciano para ser operados.

Considera que en general, las autoridades de estos países suelen colaborar con las ONG y organizaciones de lucha contra el sida que impulsan programas de prevención y control de la enfermedad, salvo "lamentables excepciones" como Sudáfrica, donde el Gobierno desprecia los antirretrovirales como tratamiento contra el VIH en favor del uso de 'productos naturales' como el ajo, el limón o la patata.

No obstante, dice Alonso, son los brujos o chamanes, los líderes de determinadas sectas religiosas y en el caso de las embarazadas, las ancianas parteras africanas, quienes realmente "mandan" a la hora de asesorar a la población en materia sanitaria. "Acudir al brujo o médico de medicina natural de la comunidad es la primera ayuda que piden los enfermos, después está el hospital", acotó.

DEJAR MORIR EN CASA A LOS ENFERMOS

"Trabajamos con las parteras, no metiéndonos en su trabajo, sin recomendando que digan a las embarazadas que se realicen la prueba del sida; con los líderes tradicionales para ganar credibilidad en la comunidad a base de tiempo y éxitos. Una vez conseguida su confianza, la gente cumple los tratamientos con mayor adherencia que en Europa, porque le ven más las orejas al lobo", explicó.

Otro de los obstáculos a salvar para trabajar contra el sida en África es el estigma de la discriminación al que temen o con el que tienen que vivir muchos seropositivos de estos y otros países, donde las embarazadas "no se hacen pruebas porque se sienten culpables de haber metido el virus en casa" o desoyen las recomendaciones de dejar de amamantar a sus hijos a los seis meses de nacidos "porque eso se ve como algo raro y no quieren que nadie sospeche".

Una vez descubierta su enfermedad, son muchos los enfermos que mueren aislados en sus casas "sin cuidados médicos, sin hospitalización, sucios y desnutridos" porque han sido abandonados por sus familias para evitar contagios. Un colectivo especialmente castigado por esta persecución es el de los menores, que son aislados del resto en los colegios y sufren más "la crueldad del rechazo".

Para avanzar contra tabúes y miedos, MSF cuenta con equipos de educación sobre sida que trabaja en colegios, con niños y profesores y asesorando a los líderes de la comunidad, con charlas y folletos. Asimismo, informan a la población de riesgo sobre los peligros del sida, a los pacientes en las salas de espera de los centros de salud y a veces explican el mensaje en las iglesias, donde según Alonso, "la credibilidad que se consigue ante la población es doble".

A juicio de la experta en sida, enfrentar este problema en África además de por mejorar la información sobre este mal, pasa por que la comunidad internacional entienda que esta población "corre un riesgo de muerte inminente" por no tener acceso a tratamientos antiretrovirales baratos para todos, a pesar de que "los fármacos existen" y que con voluntad, "tendría arreglo" la situación de los más de 40 millones de seropositivos que se cuentan hoy en el mundo.