Aguirre insiste en que nadie declaró "inocente" al doctor Montes y se congratula por la decisión del TSJM

Actualizado 04/06/2009 17:21:04 CET

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, aseguró hoy que nadie ha declarado de momento "inocente" al doctor Luis Montes, que estuvo acusado de mala praxis con las sedaciones irregulares en el Hospital Severo Ochoa de Leganés, y se congratuló de la sentencia del TSJM, que ha desestimado la reclamación de la responsabilidad patrimonial que el doctor y otros profesionales del centro contra la Comunidad de Madrid.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Aguirre se refirió así a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid sobre la reclamación de más de 7,5 millones de euros por parte del ex coordinador de Urgencias de este centro hospitalario de Leganés por daños y perjuicios contra el Ejecutivo autonómico cuando salió a la luz el caso de las supuestas sedaciones irregulares a pacientes terminales.

El encargado de explicar dicha decisión de los tribunales fue el consejero de Sanidad, Juan José Güemes, quien indicó que la sentencia "es muy contundente en sus argumentos de rechazo a la reclamación de Montes" y destacó cómo el TSJM dice que la Comunidad de Madrid y la Consejería de Sanidad actuó en "el ejercicio obligado de sus potestades y responsabilidades encaminadas a esclarecer unos hechos de extrema gravedad".

Estos hechos, señaló, ya fueron denunciados en su día y motivaron que no sólo el responsable de este Departamento por entonces, Manuel Lamela, se encargará de investigar, sino que la ministra de Sanidad del momento, Elena Salgado, dirigió esas denuncias a la Fiscalía del TSJM.

También destaca, según Güemes, que la investigación fue "correctamente realizada" y que revela hechos que suponen "evidentes irregularidades de gestión y tratamiento de la sedación de pacientes terminales. "Aquí el TSJM no sólo coincide con los expertos designados en su día por la Consejería", indicó.

En este sentido, se refirió a que los informes de esta Consejería determinaron que había habido mala praxis del doctor Montes y su equipo", una conclusión a la que, según Güemes, también llegaron los expertos designados por el Fiscal de la Clínica Forense, y los expertos designados por el juez a través del Colegio de Médicos de Madrid.

MENSAJES EN TONO RESPETUOSO

El consejero de Sanidad destacó también el argumento del TSJM que hace referencia a los mensajes que se lanzaron desde la Comunidad de Madrid a los medios de comunicación sobre todo lo acontecido en el hospital de Leganés. Así, los tribunales consideran que el Gobierno autonómico se dirigió "en tono y contenido mesurado y respetuoso con la labor del hospital y de los profesionales que en el trabajan".

Además, para concluir, Güemes apuntó que la sentencia recoge que los afectados (Montes y su equipo) que fueron investigados a este respecto, "tenían el deber jurídico de soportar estas investigaciones", sobre todo, cuando se tenía constancia de que se había producido esta mala praxis.

Aguirre, por su parte, insistió en recordar la historia del doctor Montes para aclarar las informaciones que, a su juicio, no son ciertas y salen publicadas en los medios de comunicación. Así, indicó que el doctor Montes estaba en un puesto de confianza en la Consejería de Sanidad en las Urgencias del Severo Ochoa "a pesar de ser anestesista" cuando estalló el caso de las sedaciones.

"Cuando las denuncias se hicieron públicas se trasladaron a la Fiscalía y luego al Juzgado de Leganés, por lo que cautelarmente se suspendió a Montes en sus funciones", prosiguió la presidenta madrileña, quien indicó que el Juzgado de Leganés archivó la denuncia contra el doctor Montes por los presuntas sedaciones irregulares "diciendo claramente que había habido mala praxis".

En la misma dirección, mantuvo que fueron los expertos del Colegio de Médicos de Madrid los que determinaron que se habían producido sedaciones "excesivas o contraindicadas". No obstante, como no se hicieron autopsias, no se pudo determinar si las muertes habían sido producidas por esas sedaciones excesivas o contraindicadas o por la enfermedad que previamente tenían estos pacientes.

En su día, el doctor Montes recurrió esta decisión a la Audiencia Provincial para que se quitara lo de la mala praxis, algo que se aceptó "no porque dijera que había buena praxis" sino porque no se había podido probar que el resultado de la muerte fuera causado por las sedaciones y para que no tuviera consecuencias en la vida profesional de los implicados, recordó Aguirre.

"Ni se le ha declarado inocente ni se ha dicho en ningún sitio que no ha habido mala praxis", insistió la presidenta, quien añadió que a la Comunidad de Madrid le conforta que el TSJM diga que la Consejería de Sanidad haya actuado en todo momento "siguiendo las obligaciones que la responsabilidad de la sanidad publica madrileña le impone el Gobierno de la Comunidad de Madrid a la Consejería de Sanidad".