Actualizado 26/06/2013 15:16:39 +00:00 CET

Los agentes del sector sanitario hacen un uso "dispar" de las redes sociales y están "escasamente conectados"

Informe Top Ten 2.0
JANSSEN OBSERVER

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los diferentes agentes del sector sanitario (profesionales, instituciones, compañías, sociedades científicas, periodistas, etc.) hacen un uso "muy dispar" de las redes sociales y, pese a compartir intereses, están "escasamente conectados", según se desprende del informe 'Top Ten Salud 2.0' que ha presentado la plataforma Janssen Observer en Madrid.

Este documento es el primer análisis global encaminado a identificar a los principales actores del ámbito de la salud en las redes sociales y el modo en que se relacionan, ya que este campo "siempre ha sido uno de los contenidos estrella desde que Internet está accesible para la mayoría de la población".

Para elaborarlo, han analizado la conversación sanitaria en las redes sociales para identificar quiénes hablan en cada uno de estos canales, qué grado de influencia les otorga su comunidad de seguidores, de qué temas conversan, cómo interactúan unos usuarios con otros y qué estrategia de comunicación utilizan.

De este modo, el informe revela diferencias en el uso de las redes sociales ya que, por ejemplo, mientras los profesionales sanitarios y los periodistas prefieren 'Twitter', las asociaciones de pacientes, las instituciones y las sociedades científicas suelen hacer más uso de 'Facebook'.

Además, el nivel de conversación también varía, ya que las instituciones, la industria farmacéutica y las organizaciones profesionales son "muy poco proclives" a la interacción y, aunque los más conversadores son los profesionales sanitarios, su diálogo "tiende a la endogamia".

El contenido de la conversación 2.0 es igualmente heterogéneo y, además, informal, ya que "cada uno habla de lo suyo", lo que "hace difícil identificar temáticas comunes que respondan a intereses de grupo y a la actualidad que marca cada periodo".

Y aunque hay contenidos recurrentes como los medicamentos, los pacientes y la salud 2.0, "ni se habla para las mismas personas ni se interesa a las mismas personas", ya que predominan las microaudiencias, un universo segmentado y disperso de seguidores unidos por intereses comunes pero diferenciados.

Por otro lado, el informe muestra como la comunidad sanitaria 2.0 no se ha constituido como una fuente de información complementaria a las tradicionales (medios de comunicación y sites de referencia del sector), aunque "se observan señales luminosas de cambio".