AECAT demanda que los casos complejos de cáncer de tiroides sean derivados "a Unidades de Excelencia"

Actualizado 22/05/2012 16:17:49 CET
Los Miembros De AECAT Y Las Sociadades Médicas, En La Presentación De La Web
EUROPA PRESS

El tratamiento de estos pacientes se basa en cirugía, aplicación de hormonas tiroideas y yodo radiactivo

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Española de Cáncer de Tiroides (AECAT) ha demandado durante la presentación de su página web que los enfermos con casos complejos sean derivados "a Unidades de Excelencia de cirugía". Para el coordinador de la sección de Cirugía Endocrina de la Asociación Española de Cirugía (AEC), el doctor Pablo Moreno, estos pacientes deben ser atendidos "por unidades de alto volumen en la que el cirujano realice al menos 50 intervenciones anuales".

A su juicio, el tratamiento "debe ser multidisciplinar, siendo el primero la cirugía". Por ello, el especialista afirma que "se deben acreditar estas áreas", para lo que "se están seleccionando criterios para diferenciar a las que son de excelencia y las que no".

Algunas de las pautas que se deben cumplir para que una unidad alcance este rango son "el número de cirugías realizadas, que el cirujano esté cualificado por el 'Board' europeo, que esté inmerso en un equipo multidisciplinar, que disponga de un mínimo de tecnología y que publique proyectos financiados", enumera Moreno. Así, observa que hay tres categorías de hospitales: "el general, el de referencia y el de excelencia".

Sin embargo, el experto considera que esta evolución debe hacerse "desde el respeto y sin imposición. Esto dejaría fuera a ciertos centros", confirma. Para él, es importante la especialización porque "la oportunidad está en la primera cirugía al ser más complejas las reintervenciones". Además, realiza una petición a la Administración al implorar que los pacientes "tengan acceso al centro que quieran".

Y es que, a pesar de que la supervivencia "a 10 años es del 95 por ciento", tal y como sostiene el miembro del departamento de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Puerta del Hierro de Majadahonda (Madrid), el doctor Javier Aller, existe un riesgo de que se vuelva a reproducir el cáncer en estos pacientes. En este sentido, la presidenta de AECAT, Cristina Chamorro, insiste en las ventajas de una buena operación y un buen cirujano, al asegurar que "reduce costes".

EVITAR COMPLICACIONES AHORRA COSTES AL PACIENTE Y LA ADMINISTRACIÓN

Por su parte, Moreno explica que las complicaciones "son caras para el paciente pero también para la Administración. Las pastillas suponen un coste, ya que deben tomarse diariamente", ejemplifica. Chamorro, incluso va más allá y explica que "con tanto recorte no se dan cuenta de lo importante de una población sana".

En la actualidad, el cáncer de tiroides es "bastante frecuente al afectar a 50 personas por cada millón y año", expone Aller. Concretamente, en España "se han contabilizado 2.400 casos hasta 2008, de los que un 90 por ciento son del tipo más generalizado: el papilar", indica. Este es "de tres a cuatro veces más incidente en mujeres y afecta a una población de entre 20 y 40 años", señala.

Además, en los últimos años se ha duplicado "por la mejora en los diagnósticos en fase temprana", argumenta. Sin embargo, las causas siguen siendo desconocidas, sabiéndose sólo la exposición a radiación como uno de los factores. En este sentido, lamenta que "se pude hacer muy poco para prevenirlo".

Este tumor, que está originado por un alteración en los genes de las hormonas tiroideas, "se presenta como un bulto en el cuello, tras el que se debe acudir a Atención Primaria y que este médico realice una ecografía o derive al paciente al endocrino". Para el galeno, este profesional debe decidir que nódulos hay que observar en la punción posterior.

No obstante, y aunque el tratamiento primordial es la cirugía, existen otros complementarios, que son "el aplicado con hormonas tiroideas de por vida y el empleado con yodo radiactivo", refleja Aller. En cuanto a este último, la jefa de la Unidad de Medicina Nuclear del Hospital Fundación Alcorcón de Madrid, la doctora Mercedes Mitjavilla, afirma que "permite un seguimiento continuo mediante la tiroglobulina".

EL TRATAMIENTO CON YODO RADIACTIVO NO IMPIDE UNA VIDA NORMAL

La especialista, que asegura que la aplicación de yodo 131 mejora la supervivencia del paciente, cree que "hay que desmitificar la agresividad de este tratamiento". A su juicio, hay desinformación "hasta en los sanitarios. A veces se trata como apestados a los pacientes".

Pero Mitjavilla destierra esta creencia al asegurar que las habitaciones en las que están ingresados, aunque están plomadas, "son normales y situadas estratégicamente". Lo único que se debe realizar es medidas de radioprotección que "permiten una vida normal".

Por otro lado, Aller confirma que existe otro tipo de tumor en el tiroides que "tiene peor supervivencia. Ésta es del 65 por ciento a 10 años en el carcinoma medular", señala. Para estos pacientes y los restantes, el experto reclama "aumentar los recursos en endocrinología". Para ello, propone que se pueda realizar una ecografía en la propia consulta, algo que "ahorraría tiempo".

Por último, Aller y Moreno señalan que se están produciendo avances en las técnicas y en el diagnóstico molecular, además de incorporar la neuromonitorización durante la cirugía. "Esta permite saber cada tres segundos como responde el nervio y, así, evitar lesiones", explica el representante de la AEC.

En cuanto a la web que ha presentado AECAT, ésta ha contado con el apoyo de sociedades médicas que han permitido "que se llegue dónde no llega la Administración", subraya Chamorro. En ella, los usuarios van a encontrar "guías sobre las primeras preguntas que se hace el paciente, consejos prácticos, listados de centros dónde tratarse, autotest de disfunciones tiroideas, ayudas para el cuidado de cicatrices, medidas de radioprotección y consejos psicológicos", concluye.