Actualizado 22/03/2010 13:06 CET

La acupuntura puede favorecer el contagio de infecciones microbacterianas

Reuters

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Departamento de Microbiología de la Universidad de Hong Kong aseguran que la acupuntura puede ser perjudicial para la salud de quienes la reciben, ya que las agujas que se utilizan favorecen la aparición de infecciones microbacterianas, según destacaron en un editorial en el último número de la revista 'British Medical Journal'.

Dicha técnica, de origen oriental, consiste en la inserción de agujas muy finas en puntos específicos del cuerpo para provocar el llamado "flujo armonioso del Qi" y han comprobado que la penetración de dichas agujas varios centímetros por debajo de la piel puede introducir infecciones en el organismo, "bien desde el exterior al paciente o de un paciente a otro".

Tras revisar diferentes investigaciones, el equipo que dirige el profesor Patrick Woo, autor del artículo, detectó unos 50 casos de infecciones en la piel o musculoesqueléticas en todo el mundo en personas tratadas con acupuntura, de los que entre un 5 y un 10 por ciento acabó falleciendo y otro porcentaje similar sufrió graves secuelas como paraplejia, fascitis necrotizante y fallos orgánicos.

Esto se puede deber a problemas de higiene en el mantenimiento de las agujas o en el material de apoyo utilizado para esta terapia, como algodones o toallas, según informa la BBC en su página web.

"Un nuevo síndrome clínico ha emergido en el siglo XXI, la microbacteioris por acupuntura, que está causada principalmente por un crecimiento rápido de microbacterias", señaló Woo.

Pero junto a estas infecciones microbacterianas también detectaron unos 80 casos de pacientes afectados por el virus de la hepatitis B asociados al uso de la acupuntura, en la mayoría de casos transmitido de un paciente a otro por el uso de agujas mal esterilizadas.

"Estos casos podrían ser sólo la punta del iceberg", aseguró el profesor Woo, quien recomienda el uso de diferentes "medidas de control, como el uso de agujas desechables, procedimientos de desinfección de la piel y técnicas asépticas", así como "una legislación más estricta y mejores requisitos de acreditación".