Publicado 08/06/2020 11:48CET

Aconsejan no descuidar la protección visual este verano tras el confinamiento

Una mujer con mascarilla y gafas de sol  durante el quinto día de la fase 2 en Sevilla (Andalucía, España), a 29 de mayo de 2020.
Una mujer con mascarilla y gafas de sol durante el quinto día de la fase 2 en Sevilla (Andalucía, España), a 29 de mayo de 2020. - María José López - Europa Press

   MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO) ha advertido de la importancia de no descuidar la protección de la visión frente al sol tras el confinamiento. Según estos expertos, la acción de los rayos ultravioleta en los ojos de manera prolongada y sin la protección adecuada "puede dar como resultado cataratas, queratitis, conjuntivitis o lesiones cutáneas que provocarían a largo plazo problemas visuales más graves".

   A través de un comunicado, los ópticos-optometristas destacan que la aplicación de medidas de prevención frente al coronavirus "no debe provocar que la población se relaje en la protección visual frente al sol en esta época del año, en la que los problemas visuales aumentan hasta un 25 por cieto por los daños que ocasiona la radiación ultravioleta".

   Además, recuerdan que el confinamiento decretado por el Gobierno como medida de prevención para evitar la propagación del coronavirus ha provocado que "muchas personas no hayan podido desarrollar su rutina en el exterior, por lo que no son pocos los que esperan la entrada del estío, que además coincidirá con la 'nueva normalidad', para llevar a cabo todas aquellas actividades al aire libre que no pudieron realizar en la cuarentena". "Esto puede suponer que la exposición al sol se incremente con respecto al año pasado", advierten.

   Desde el CNOO insisten en la importancia de utilizar gafas de sol homologadas a la hora de salir al exterior, y de adquirirlas en un establecimiento sanitario de óptica para que un profesional de la visión, como es el óptico-optometrista, asesore sobre la protección ocular que mejor se adapta a cada persona y sus circunstancias.

   "Aunque la mayoría de las radiaciones solares son eficazmente filtradas por los ojos, la exposición crónica a las mismas o una alta y selectiva cantidad de ellas, pueden contribuir al aumento de los problemas oculares", asegura el decano del CNOO, Juan Carlos Martínez Moral.

   En este sentido, consideran que el uso de gafas de sol que cumplan con los controles sanitarios es "imprescindible", ya que "su función principal es proteger la zona ocular del exceso de luz que empeora la visibilidad". "Si no nos protegemos de manera adecuada con gafas de sol homologadas, estos rayos penetran y pueden alcanzar la retina provocando que patologías como la degeneración macular asociada a la edad avancen más deprisa", agrega Martínez Moral.

   Asimismo, las personas que tienen ojos claros, que han sido intervenidas de cataratas o sufren algún tipo de trastorno ocular, como problemas de la mácula o glaucoma, deben extremar las precauciones, ya que son más sensibles a las condiciones de alta luminosidad. Del mismo modo, los niños deben utilizar gafas de sol homologadas porque el ojo de los más pequeños resulta más vulnerable que el del adulto.