Publicado 16/07/2021 10:59CET

El acceso a medicamentos innovadores evidencia las diferencias entre países de la Unión Europea, según estudio

Archivo - Farmacia, medicamentos.
Archivo - Farmacia, medicamentos. - I_VIEWFINDER / RAPISAN JOHN - Archivo

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

El acceso a medicamentos innovadores evidencia las diferencias entre países de la Unión Europea, según un estudio de IQVIA basado en el indicador W.A.I.T de Pacientes.

Dentro de su encuentro virtual 'Acceso a nuevos medicamentos, un reto para el sistema sanitario', un panel de expertos de IQVIA ha analizado algunos de los factores más importantes del acceso de medicamentos innovadores según los distintos países europeos.

Entre los medicamentos innovadores autorizados en los últimos años, han ganado peso los medicamentos huérfanos, anticuerpos monoclonales y terapias génicas que se enfrentan a diferencias en la generación de evidencia; sus retos principales son la corta duración de los ensayos en relación con el efecto curativo, criterios de valoración clínica con un impacto incierto en los resultados en el mundo real (por ejemplo, el Alzheimer o las terapias avanzadas) o las pequeñas poblaciones de pacientes a los que busca tratar. Por ello, los organismos reguladores han creado vías para permitir un acceso temprano y rápido a estos medicamentos.

"En vista de que las causas de la falta de disponibilidad de los fármacos en diferentes mercados europeos son múltiples, están interrelacionadas y dependen de diferentes agentes, los elementos de debate para mejorar esa disponibilidad en el futuro tienen que orientarse en torno a los mismos elementos", ha apuntado Daniel Callejo, Manager RWE en IQVIA.

Los medicamentos innovadores tratan con mayor frecuencia afecciones con grandes necesidades no cubiertas que, si no se tratan, conllevan costes elevados para los sistemas sanitarios. Las mejoras transformadoras de la calidad de vida, las mejoras de los síntomas y el potencial curativo reduce la carga del sistema sanitario a largo plazo.

El poder adquisitivo de los países varía enormemente, por lo que es vital garantizar que los pacientes tengan acceso a los medicamentos en países situados en ambos extremos del espectro económico. Este problema de bajo poder adquisitivo dificulta la realización de los ahorros a largo plazo asociados a los medicamentos innovadores que son curativos o proporcionan una calidad de vida transformadora al paciente y una reducción de la carga de los síntomas.

Hay 27 países en Europa con vías de reembolso diferentes, sin embargo, siete de estos países representan el 88 por ciento de las ventas mundiales de nuevos medicamentos lanzados en el periodo 2015-2020. Estados Unidos por sí solo representa el 64 por ciento de las ventas totales de nuevos medicamentos (excluyendo rebajas y descuentos), a pesar de que los ciudadanos estadounidenses representan solo el 4 por ciento de la población mundial.

Los cinco principales países europeos (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España), con una población combinada muy similar a la de Estados Unidos, representan tan solo el 17,4 por ciento de las ventas mundiales. En este sentido, España es el país con peores resultados de los grandes mercados europeos, y corre el riesgo de seguir cayendo en la clasificación europea.

En cuanto a cifras de acceso local, "el número de nuevos principios activos lanzados en España durante el pasado 2020 supuso un 50 por ciento menos frente al promedio de los años pre-pandemia". "Este hecho no sucede en el resto de los principales países de Europa", señala Laia Aguilar, directora de Thought Leadership en IQVIA.

"Vemos un futuro tan esperanzador en términos de innovación como difícil en términos de acceso; los sistemas de salud están bajo un importante estrés a nivel presupuestario que puede dificultar este acceso. Poner al paciente en el centro de nuestros intereses para asegurarle el acceso a la innovación debe ser prioritario", ha subrayado José Luís Fernández, director general en IQVIA.

Contador