El abuso de sustancias, como el alcohol y la cocaína, y las caídas dan lugar a lesiones traumatológicas repetidas

Actualizado 15/01/2007 23:30:04 CET

MADRID, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El abuso de sustancias y las caídas constituyen dan lugar al mayor número de lesiones traumatológicas repetidas que se producen en el medio rural, según un estudio de la Universidad de Carolina del Este y de los Sistemas Universitarios de Salud de Eastern Carolina en Greenville (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Archives of Surgery'. El abuso de sustancias, como el alcohol o la cocaína, suele ser la característica común entre los pacientes de trauma que acuden en más de una ocasión a los centros sanitarios tanto en el ámbito rural como en el urbano.

El estudio muestra que alrededor del 3,4 por ciento de los pacientes tratados en los centros de traumatología rurales parecen ser reincidentes, lo que significa que han visitado las instalaciones en más de una ocasión por lesiones diferentes. Los investigadores evaluaron 15.370 pacientes consecutivos en un centro de atención especializada en traumatología universitario entre los años 1994 y 2002.

Los autores del estudio utilizaron además un registro nacional de trauma para identificar a los pacientes que fueron admitidos por distintas lesiones en dos, tres, cuatro y cinco ocasiones durante el periodo de estudio. Los datos sobre niveles de alcohol en sangre y los resultados toxicológicos se obtuvieron del mismo registro.

Según los resultados, un total de 528 pacientes, un 3,4 por ciento, fueron admitidos en el centro una segunda vez por un trauma diferente. En comparación con los pacientes admitidos sólo en una ocasión, los pacientes reincidentes eran de mayor edad, con una media de 55,9 años frente a 39,7 años; mujeres en un número mayor de casos, un 49,1 frente a un 37,3 por ciento; tenían niveles más altos de alcohol en sangre, 132,1 frente a 69,5 miligramos por decilitro; daban positivo en la prueba de alcoholemia en más ocasiones, un 58,7 frente a un 39,9 por ciento; y tenían mayores tasas de consumo de cocaína, un 6,4 frente a un 4,1 por ciento.

Además, estas personas eran más propensas a resultar heridas en una caída, con datos que muestran que por este motivo eran admitidos el 63,8 por ciento de ellos eran admitidos entre tres y cinco veces, el 47,2 por ciento dos veces y el 24,4 por ciento sólo una vez. En lo que se refiere a las lesiones por accidente de tráfico, éstas tenían una probabilidad menor, ya que el 10,3 por ciento de los admitidos lo eran entre tres y cinco veces, un 28,4 por ciento dos veces y un 48,1 por ciento de ellos no reincidía.

La tasa de lesión recurrente fue menor que en los centros de traumatología urbanos, que se sitúan en un rango de entre el 6,4 y el 52 por ciento, y muchas de estas características difieren de las descubiertas en estudios de reincidencias traumáticas en poblaciones urbanas, en las que estas personas tienden a ser más jóvenes, varones y sus lesiones proceden de circunstancias violentas.