Abortos y problemas en el embarazo: qué implica un sistema inmunitario deficiente en la fertilidad

Publicado 22/02/2019 17:54:19CET
PIXABAY / PEXELS - Archivo

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un sistema inmunitario que no funciona implica que un embrión genéticamente distinto a la madre no implante y, si lo hace, lo haga con fallos, abortos de repetición y problemas en el embarazo, como retraso de crecimiento, parto prematuro y desarrollo de hipertensión asociada al embarazo, ha explicado el gerente de la clínica Ginemed, el doctor Fernando Sánchez.

"El sistema inmunológico es el que nos va a permitir que un embrión genéticamente diferente a la madre implante. El mecanismo es exactamente el contrario al de un trasplante o un tumor", ha indicado el doctor Sánchez durante el IX Simposium Fertilidad Ferring, celebrado en Sevilla.

"Hemos de conseguir que la gente cambie el paradigma, que entiendan que la inmunología en el embarazo es muy importante y que es necesario potenciar el sistema inmune de la madre para que ese embrión tenga más posibilidades", ha reclamado el doctor.

Por su parte, el director de IVI Sevilla, el doctor Manuel Fernández, ha presentado un artículo publicado en 'Reproductive Biomedicine On Line' en el que se demuestra la disminución de efectos secundarios importantes gracias a la individualización de la dosis que permite la folitropina delta en estimulación ovárica, incluso en su uso durante varios ciclos consecutivos.

La reserva ovárica, o el potencial que tienen los ovarios de una mujer en un momento concreto, se miden mediante una hormona que se llama anti-mülleriana. El éxito de la estimulación ovárica reside en conseguir una respuesta del ovario acorde con el potencial de cada mujer y minimizar los efectos secundarios, lo que mejora la calidad de vida durante el tratamiento.

En estimulación ovárica previa a la técnica de reproducción asistida, "una dosis insuficiente nos impedirá alcanzar el potencial máximo de éxito, una excesiva no nos reportará más beneficios, pero sí más efectos secundarios y más coste. Conseguir individualizar la dosis, ni insuficiente ni excesiva es un importante avance y proporciona mayor seguridad", ha explicado el doctor Fernández.

"La folitropina delta es un nuevo fármaco para los tratamientos de infertilidad que ha demostrado mayor seguridad gracias a una individualización de la dosis. Asumiendo que el riesgo cero no existe en ningún tratamiento, estos tratamientos, a las dosis y con los controles de seguridad que establecemos, añadiendo herramientas de las que disponemos actualmente, como la individualización, hacen que sean de una seguridad altísima", ha agregado el experto.

EL PAPEL DE LA MICROBIOTA

La importancia de la microbiota vaginal en la estimulación ovárica también ha sido un tema abordado durante la cita. "La microbiota, que ha sido una de las grandes desconocidas, nos está ofreciendo ahora mismo nuevas vías de estudio y tratamiento", ha apuntado el doctor Sánchez.

"Estamos empezando a ver publicaciones muy interesantes y que parece tienen mucho futuro en relación a la asociación de la microbiota con la calidad ovocitaria y el éxito reproductivo. En estimulación ovárica hay una serie de estudios preliminares que indican que, probablemente, si somos capaces de tener una microbiota adecuada, la probabilidad de implantación embrionaria mejorará", ha revelado el experto.