La acusación popular ve "decepcionante" la declaración de las testigos protegidas en el juicio a Morín

Juicio Contra El Doctor Morín Por Los Presuntos Abortos Ilegales
EUROPA PRESS
Actualizado 04/10/2012 16:40:51 CET

BARCELONA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

El abogado de la acusación popular de E-Cristians, Carlos Barbosa, ha tildado de "sorprendente y decepcionante" la declaración este jueves ante el juez de la Audiencia de Barcelona de las dos testigos protegidas durante el juicio por un centenar de abortos ilegales ejecutados en 2007 en las clínicas del médico Carlos Morín en el que están acusadas 11 personas.

Sobre la primera de las testigos protegidas, que trabajó en una de las clínicas durante 18 años, Barbosa ha manifestado: "Es bastante lamentable. Este testimonio se tomó en consideración fundamentalmente para reabrir este proceso, y realmente a día de hoy se esperaba mucho más y no ha respondido a ninguna de las expectativas".

"Se ha podido constatar que tenía una memoria selectiva para algunos puntos y otros no los recordaba", si bien el letrado no se ha querido pronunciar sobre si cree que la mujer ha recibido presiones y ha dicho que debe creerse lo que ésta ha dicho ante el juez cuando lo ha negado rotundamente a preguntas de la Fiscalía.

La testigo ha alegado básicamente que no se acordaba de lo que manifestó durante la fase de Instrucción y, al insistirle la fiscal, ha afirmado que todas las mujeres recibían asistencia psiquiátrica para determinar si se cumplían los supuestos de aborto a las 22 semanas, además de indicar que el historial clínico estaba completo y negar que se dejaran documentos en blanco.

El abogado de Morín, quien se enfrenta a más de 300 años de cárcel, Miguel Capuz, ha manifestado ante los medios que las dudas de las principales pruebas de la acusación --las testigos protegidas-- "benefician a la defensa, evidentemente", puesto que, además, una de las testigos hacía 23 años que no trabajaba en el negocio de Morín.

El letrado de uno de los ginecólogos del equipo de Morín, Josep Fajula, ha ido más lejos al sostener: "Quiero pensar que este juicio va a ser una absolución clarísima", además de recalcar que ninguna de las testigos protegidas ha dicho nada que fuera realmente incriminatorio para ninguno de los procesados.

Ha apuntado que la testigo protegida estaba en tratamiento psiquiátrico cuando acudió a los Mossos d'Esquadra para destapar los hechos, por lo que ha dicho que es completamente optimista porque "todo lo que se había dicho ha quedado en una nube de humo que cada día se va disipando más".