Actualizado 09/04/2013 12:03:54 +00:00 CET

El abordaje multidisciplinar mejora "significativamente" la calidad de vida de pacientes con Parkinson

Tratamiento Parkinson
HOSPITAL BELLVITGE

BARCELONA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Tratar a los pacientes con Parkinson con programas terapéuticos integrales permite un acceso más ágil y con menos demora a los diferentes tratamientos de alta complejidad, lo que permite mejorar "significativamente" su calidad de vida, ha informado este martes el Hospital de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat a través de un comunicado.

La evaluación integral de los pacientes hace posible ofrecer la terapia más adecuada en las fases avanzadas, teniendo en cuenta que el abordaje se hace de forma completa desde un solo centro, en el que se aglutinan todos los especialistas.

"Disponer en un mismo lugar de neurólogos, neurocirujanos, neurofisiólogos, neuropsicólogos, logopedas, dietistas, fisioterapeutas y médicos rehabilitadores es muy positivo para los pacientes más complicados", ha valorado la responsable de la Unidad de Parkinson y Movimientos Anormales del Hospital de Bellvitge, Matilde Calopa.

Uno de los tratamientos que ofrece la terapia integral es el de la estimulación cerebral, una operación quirúrgica que consiste en la implantación de electrodos cerebrales en zonas de este organismo anormalmente activas en los enfermos.

Con la estimulación cerebral profunda se obtiene una mejora del 80% de los síntomas motores, ha explicado el neurocirujano del centro Gerard Plans, que también ha destacado la importancia de estimular el núcleo subtalámico porque permite reducir la medicación a la mitad.

Además, los sistemas de infusión continua se han consolidado como uno de los tratamientos más eficaces cuando otras terapias no funcionan en pacientes graves, pues permiten mejorar la calidad de vida y elaborar tratamientos individuales.

SÍNTOMAS MOTORES

El Parkinson es una enfermedad crónica progresiva en la que predominan síntomas motores, como bradicinesia --lentitud de movimiento--, temblor y rigidez muscular, algo que se controla con fármacos orales en las fases iniciales.

Aún así, en un plazo de cinco años, en la mitad de los pacientes, y de 10 años, en el 100%, la terapia oral ya no es suficiente para lograr combatir la sintomatología del Parkinson, momento en que el tratamiento integral cobra mayor importancia.