Publicado 18/03/2021 14:29CET

Hasta el 80% de pacientes con artritis reumatoide presentan alteraciones del sueño

Archivo - Mujer mayor con artritis en la mano.
Archivo - Mujer mayor con artritis en la mano. - PEACHMOON /PIXABAY - Archivo

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Entre un 70 y un 80 por ciento de las personas con artritis reumatoide (AR) presentan alteraciones del sueño, según advierten desde la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis) y AbbVie, ya que esta enfermedad reumática inmunomediada impide que la persona pueda conciliar bien el sueño, provoca que se despierten con antelación o que sientan fatiga al levantarse por la mañana, sintiendo que no han descansado correctamente.

Las alteraciones del sueño pueden darse en todas las fases del mismo y tienen un impacto directo en la calidad de vida de quienes conviven con AR, implicando problemas psicológicos y/o deterioro cognitivo, a raíz del estrés que genera en la persona. Por ello, 'Hablemos de Artritis Reumatoide' (www.hablemosdear.com) recoge una serie de recomendaciones de los expertos para hacer frente al impacto del sueño en las peronas con AR.

Así, para mantener una buena higiene del sueño, recomiendan dormir entre 8 y 9 horas diarias intentando mantener una rutina con horarios establecidos y una siesta que no supere los 30 minutos; cenar al menos dos horas antes de acostarse y tomar alimentos ligeros; evitar el uso de pantallas digitales durante al menos dos horas antes de irse a la cama; disponer de una habitación tranquila, bien ventilada y sin ruidos; así como evitar el consumo de sustancias que puedan resultar excitantes como teína, cafeína o tabaco.

Por otro lado, también es aconsejable realizar ejercicio físico de forma regular, pero evitando que sea en las últimas horas del día. En concreto, los ejercicios aeróbicos, la natación y el pilates son muy recomendados. Por otro lado, según los expertos, puede resultar útil anotar las preocupaciones y al lado de cada una apuntar posibles soluciones para hacerles frente.

Con todo, advierten de que, en algunas ocasiones y, siempre bajo supervisión médica, es necesario recurrir a tratamiento farmacológico para estos problemas relacionados con el sueño. Además, inciden, mantener una buena comunicación médico-paciente es "imprescindible para poder abordar todas las dudas y lograr mejorías en la calidad de vida". En esta línea, acudir a una asociaciación de pacientes puede ayudar a la persona a sentirte comprendida y apoyada, lo que mejorará su estado de ánimo.

Contador