El 43% de la sociedad mantiene creencias erróneas sobre la esquizofrenia, especialmente los jóvenes

Actualizado 09/10/2012 19:05:41 CET

El 3 por ciento de las personas con hermanos con enfermedad mental grave declaran no asumir con él ninguna responsabilidad

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El 43 por ciento de la sociedad mantiene creencias erróneas sobre la enfermedad de la esquizofrenia, siendo especialmente los segmentos poblaciones más jóvenes los que tienen mayores prejuicios frente a esta patología. Además, los propios enfermos son los que muestran un mayor número de creencias erróneas.

Así se desprende de la campaña 'Borra la G: del Estigma a la Estima', desarrollada por la Asociación Madrileña de Amigos y Familias con Personas con Esquizofrenia (AMAFE) y que durante el año 2011 ha entrevistado a 3.093 personas (68,4% mujeres) con edades comprendidas entre los 10 y los 92 años.

Según los datos, el 82 por ciento de la población manifestó tener conocimientos sobre la esquizofrenia, proviniendo estos conocimientos, para la gran mayoría, de tener algún tipo de contacto con la enfermedad. Además, un 3 por ciento de los participantes declararon padecerla.

Y es que, la aparición de prejuicio viene determinado por creencias erróneas que limitan el proyecto de vida de las personas o su desarrollo personal como, por ejemplo, el creer que por el hecho de tener esquizofrenia se tenga que estar siempre hospitalizado, o no se pueda trabajar o, incluso, no se pueda tener hijos.

No obstante, el número de personas que no tienen ningún prejuicio sobre la enfermedad es superior (57%) a los que sí mantienen algún tipo de creencia errónea (43%), y sólo el 19 por ciento de los encuestados cree que existe una asociación entre la violencia y la esquizofrenia.

'NECESIDADES EMOCIONALES DE LOS HERMANOS'

Asimismo, la AMAFE, en colaboración con la Universidad Pontificia de Comillas ha llevado a cabo, durante el 2010 y 2011, el estudio 'Necesidades Emocionales de los Hermanos', cuyos resultados se basan en los cerca de 250 cuestionarios respondidos por hermanos de personas diagnosticadas de Enfermedad Mental Grave (EMG), con una parte cualitativa basada en las experiencias del primer grupo terapéutico creado en España, exclusivamente dirigido a hermanos.

Esta investigación ha mostrado que sólo el 3 por ciento de los encuestados declaran no asumir ninguna responsabilidad con respecto a las necesidades que pudiera tener su hermano con EMG y que hasta un 61 por ciento lo hace de forma permanente (exclusiva o compartida). Además, el 72 por ciento pasa tiempo con su hermano de una a siete veces a la semana.

No obstante, se ha comprobado que más del 60 por ciento de los hermanos reclaman un mayor número de asociaciones y servicios, más información legal, más centros de día y más información sobre la enfermedad. Asimismo, echan de menos estrategias para aprender a manejar el estrés, mejorar habilidades para afrontar la enfermedad y trabajar sus propias reacciones a la enfermedad.

Esta investigación muestra que el reto de tener a su hermano con enfermedad mental grave es aceptado por amplía mayoría, que asumiendo la responsabilidad del cuidado parecen presentar índices de bienestar emocional adecuados. Sin embargo, conviene resaltar que los parientes de mayor edad presentan mayores dificultades, tanto personales como relacionales.