Actualizado 18/12/2012 18:33

El 40% de las afroamericanas no hacen ejercicio por miedo a despeinarse

MADRID, 18 Dic. (Reuters/EP) -

Hasta un 40 por ciento de las mujeres afroamericanas evitan realizar cualquier tipo de ejercicio físico por tenor a despeinarse, según un estudio realizado por investigadores estadounidenses, quienes han alertado de que tal preocupación es un obstáculo en la lucha contra la obesidad en Estados Unidos.

Para saber si estas mujeres estaban poniendo su pelo por encima de su salud, los investigadores preguntaron a 103 mujeres afroamericanas que acudieron en 2007 a la clínica de dermatología de la Universidad de Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte, donde se ha realizado la investigación.

La investigadora principal del estudio y dermatóloga, la doctora Amy McMichael, que ha publicado el estudio este lunes en 'Archives of Dermatology', ha explicado que para este tipo de mujeres el cuidado del cabello puede ser tedioso y costoso.

Una cuarta parte de las mujeres encuestadas afirmó que no hacían ejercicio, mientras que poco más de mitad de las mujeres afirmaban hacer algo de ejercicio, pero menos de 75 minutos a la semana, que es un tiempo muy inferior al recomendado por el Departamento de Salud de Estados Unidos de Salud que recomienda, al menos, 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada.

Del total de las encuestadas, un tercio afirmó que hacía menos ejercicio de lo que les gustaría a causa de su pelo, y la mitad dijo que han considerado cambiar su cabello para hacer ejercicio.

Así, McMichael y sus colegas sacaron en conclusión que las mujeres que evitan el ejercicio por mantener su peinado tenían tres veces menos probabilidades de cumplir con las pautas recomendadas de actividad física. Los problemas del cuero cabelludo tales como caspa y la picazón del cuero cabelludo desempeñaron un papel importante en las mujeres la toma de decisiones.

Debido a que el estudio sólo encuestó a mujeres afroamericanas, la investigadora recuerda que no se puede concluir que sea un problema compartido por otros grupos étnicos.

SALÓN DEL PROPIETARIO NO SORPRENDIDO

El peluquero Rochelle Mosley, quien posee salón 804 en el barrio de Harlem de Nueva York, ha explicado a Reuters Health que algunos de sus clientes afroamericanos suelen acudir una vez a la semana para obtener su cabello alisado, un tratamiento que cuesta más de 30 euros (40 dólares).

A su juicio, estas mujeres podrían evitar el ejercicio para no tener que lavarse el pelo más de una vez a la semana, para mantener su peinado, y evitar la sudoración excesiva. Asimismo, explicó que sí hay algunas mujeres que programan sus visitas a la peluquería dependiendo de su actividad física.