Actualizado 16/05/2007 14:16:35 +00:00 CET

El 35% de la población española es hipertensa, según experto

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

La incidencia de la hipertensión entre la población general adulta de España es de aproximadamente un 35 por ciento, llegando hasta el 40 por ciento en edades medias y a más del 60 en las personas mayores de 60 años, afirmó el doctor José Ramón Banegas, del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid.

Según estos datos, la hipertensión afecta en total a unos 10 millones de españoles adultos y es considerada un problema de salud pública por los especialistas que se encargan de tratarla y prevenirla. Estas cifras, además, se recuerdan en el marco de la celebración mañana del Día Mundial de la Hipertensión, organizado por la Sociedad Española de Hipertensión - Liga Española para la Lucha de la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA). Este año el lema es: 'Dieta equilibrada, tensión arterial controlada'

"La educación sanitaria sobre los factores que determinan el riesgo cardiovascular es responsabilidad de todos los que intervenimos en el control del paciente, desde la consulta del especialista, la enfermera o el farmacéutico que dispensa el medicamento hasta las Autoridades Sanitarias autonómicas", afirmó el presidente de la SEH-LELHA, Luis Miguel Ruilope.

Los expertos recordaron la importancia de una dieta sana para los pacientes con hipertensión, pero también para evitar la obesidad, una de las principales causas de esta patología que altera la presión arterial.

"Los pacientes hipertensos deben llevar una dieta rica en fibra, con un aporte aproximado de entre 25 y 30 gramos al día. Y si a la hipertensión sumamos una obesidad, hay que tenerlo mucho más en cuenta. Los alimentos ricos en fibra suelen tener menos contenido energético y aumentan la sensación de saciedad al necesitar más tiempo para su masticación y generan más salivación", aseguró la doctora Nieves Martell, coordinadora del Club del Hipertenso de la SEH-LELHA.

La especialista agregó que no existe ningún alimento absolutamente prohibido, ni ninguno que haya que comer en exclusiva. Sugirió hacer dieta variada, procurando reducir la ingesta de los alimentos ricos en calorías y como recomendación final, señalaron los médicos, la necesidad de una práctica deportiva que ejercite la mayor parte de sus músculos, de manera que alcance un gasto energético entre el 40-60% de su consumo máximo de oxígeno.