CC.OO y UGT confían en que la llegada del PP al Gobierno no afecte "de ninguna manera" al SNS

Actualizado 21/11/2011 15:28:58 CET

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los dos principales sindicatos de ámbito nacional, UGT y CC.OO, han felicitado al Partido Popular por su victoria en las Elecciones Generales y confían en que su llegada al Gobierno "no afecte de ninguna manera" al Sistema Nacional de Salud (SNS).

Así lo ha reconocido la secretaria del Sector de Salud y Servicios Sociosanitarios y Dependencia de UGT, Pilar Navarro, en declaraciones a Europa Press, asegurando que "la sanidad, como la educación o la dependencia, son servicios esenciales que no pueden verse afectados por la crisis".

En este sentido, ha pedido al PP que acabe con los recortes que se están produciendo en varias comunidades, que "siempre perjudican a los más débiles", y afronte la deuda actual que tiene el SNS, que a su juicio pasa por "modificar el actual sistema de financiación y establecer nuevas partidas específicas para la sanidad".

"En estos momentos, todos tenemos que arrimar el hombro y llegar a acuerdos en beneficio de los ciudadanos", ha señalado la representante de UGT.

En los mismos términos se ha manifestado el secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosantiarios de CCOO (FSS-CCOO, Antonio Cabrera, quien apela al "consenso" a la hora de tomar medidas que ayuden a garantizar el Estado del Bienestar. "No queremos imposiciones de una nueva mayoría absoluta", ha aseverado.

De hecho, Cabrera reivindica la firma "ya por fin" de un gran pacto por la sanidad que "saque a la sanidad de la confrontación política".

"Esta sanidad es la mejor de Europa, la más eficiente y la que mejores profesionales tiene. Y aunque es verdad que necesita reformas, éstas se tienen que hacerse desde el propio sistema y con el objetivo de protegerlo", ha aseverado en declaraciones a Europa Press.

Asimismo, ambos sindicatos han confiado en que la Mesa Sectorial del SNS que se constituyó hace unos meses siga manteniendo sus reuniones como hasta ahora y cuente con la participación del nuevo Ejecutivo y las comunidades, ya que se trata de un "ámbito de negociación que no invade competencias autonómicas".