En 2022 los cupos de profesionales de Atención Primaria se tendrán que ajustar a criterios demográficos

Publicado 09/04/2019 17:44:50CET
GOBIERNO DE CANTABRIA

   MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Marco Estratégico para Atención Primaria de Salud, que este miércoles va a ser aprobado y debatido en un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) monográfico, contempla que en el año 2022 todos los cupos de profesionales de Atención Primaria (AP) cumplan criterios ajustados al territorio y a las características demográficas, epidemiológicas y socioeconómicas de la población, la oferta asistencial de la cartera de servicios asignada y la actividad propia de cada centro.

   Además, y según consta en el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, una vez se analicen de forma pormenorizada estos criterios, y asegurando que "no se vean afectadas las retribuciones" por la disminución de los cupos en función de los criterios que se establezcan del número máximo de pacientes por cupo, "en ningún caso" se establecerán cupos por encima de las 1.500 personas asignadas en Medicina de Familia y de 1.000 en Pediatría, con un margen máximo del 19 por ciento.

   Esta medida, contemplada a largo plazo, es una de las acciones incluidas en las seis líneas estratégicas en las que se sustenta el marco estratégico, el cual responde a la necesidad de afrontar de manera conjunta los problemas y retos actuales de la AP. Todas las acciones han sido priorizadas a corto plazo (aquellas que se iniciarán en 2019), medio plazo (2020) y largo plazo (2021).

   Concretamente, y dentro de la estrategia para 'Consolidar una política presupuestaria y de recursos humanos que garantice la efectividad y la calidad de la AP', se establece, a medio plazo, la aprobación de la Oferta Pública de Empleo con convocatoria y resolución, al menos bienal, de los correspondientes procesos selectivos para alcanzar, y mantener progresivamente, una tasa de temporalidad inferior al 8 por ciento; convocar concursos de traslados específicos en los que se contemple mayor puntuación para el tiempo trabajado en AP y la formación específica; establecer criterios sobre el número de personas adscritas a un equipo de AP; y detectar zonas especiales de salud que requieran una estrategia diferenciada para la contratación de profesionales y prestación de servicios.

PLAN DE SUSTITUCIONES E INCREMENTO DEL PRESUPUESTO

   Además, se pretende garantizar que las unidades básicas de atención, tanto de Medicina Familiar y Comunitaria como de Pediatría, estén formadas por un médico y, al menos, un enfermero; que las comunidades faciliten acuerdos para la incorporación de los residentes a las bolsas de empleo tras la finalización del periodo de formación sanitaria especializada para poder optar a las plazas vacantes. Asimismo, se llevarán a cabo los cambios normativos para que se oferte a los residentes que finalizan el periodo de formación sanitaria especializada contratos de equipos o centro de salud de, al menos, dos años de duración.

   A corto plazo, se plantea establecer un plan de sustituciones para cubrir las ausencias de profesionales, contemplando la posibilidad de articular modelos organizativos del equipo con ampliación horaria voluntaria y retribuida; y a largo plazo, dimensionar las plantillas de los equipos de AP, estableciendo la dotación de puestos de todas las especialidades y profesiones, sanitarias y no sanitarias, que permita responder a las necesidades de atención de la población adscrita.

   Otras acciones contempladas dentro de esta estrategia es el incremento, a medio plazo, de los presupuestos asignados a la AP; equipar las retribuciones complementarias de todos los profesionales de la misma categoría en AP y atención hospitalaria; y crear planes autonómicos de financiación específica para la renovación del equipamiento tecnológico propio de la cartera de servicios de AP.

   También establece crear las categorías estatuarias de Enfermero Especialista en Enfermería Familiar y en Enfermería Pediátrica, y definir, a corto plazo, sus puestos de trabajo; creación, a corto plazo, de bolsas de trabajo específicas para la contratación de enfermeras especialistas; resolver el procedimiento de reconocimiento de la especialidad de Enfermería Familia por la vía excepcional de acceso; e impulsar la autonomía y gestión en los equipos de AP.

   La estrategia para 'Mejorar la calidad de la atención y la coordinación con el resto de ámbitos asistenciales e instituciones', recoge la necesidad de facilitar a corto plazo el acceso a pruebas diagnósticas en similares condiciones a las que tienen los profesionales de Atención Hospitalaria; promover acuerdos interprofesionales; garantizar que las demandas de atención no urgentes se atiendan en menos de 48 horas; y desarrollar mecanismos para la coordinación entre ámbitos de atención sanitaria, creando, entre otras acciones, protocolos multidisciplinares, coordinados por los farmacéuticos de AP, para la coordinación clínica en e uso de fármacos que garanticen la continuidad farmacoterapéutica.

   Las acciones incluidas en la estrategia 'Potenciar el uso de las tecnologías de la información y comunicación' buscan promover la mejora continua de la historia de salud digital; proporcionar herramientas de ayuda para la toma de decisiones y seguimiento de programas clínicos y de atención sociosanitaria; y utilizar la consulta no presencial, impulsando las consultas telemáticas de "ágil resolución" y extendiendo las modalidades de interconsulta no presencial con imagen asociada y acceso a pruebas complementarias adecuadas e indicadas.

ROTACIONES OBLIGATORIAS Y CREAR LA ESPECIALIDAD DE FARMACIA DE AP

   Para 'Impulsar la formación y la investigación en Atención Primaria', se propone incorporar la especialidad como área de conocimiento en los planes de estudio de las titulaciones de los diferentes grados profesionales del ámbito de la AP; incluirla en departamentos o unidades docentes existentes de las universidades de Medicina, Enfermería, Odontología, Psicología, Fisioterapia y Farmacia; incorporar las rotaciones obligatorias en todos los programas oficiales de formación de las especialidades en Ciencias de la Salud; contemplar, a corto plazo, en el programa oficial de formación de Pediatría una rotación obligatoria en AP de 6 hasta 12 meses; y crear, a corto plazo, la especialidad de Farmacia de Atención Primaria y Hospitalaria.

   Otros objetivos marcos para mejorar la formación y la investigación pasan adecuar la formación de las especialidades con desarrollo en el ámbito de la AP; mejorar los conocimientos y promover el desarrollo de habilidades de estos profesionales en las estrategias claves del sistema sanitario; y establecer incentivos económicos y de carrera profesional a los profesionales que participen en proyectos de investigación del área o independientes, orientados fundamentalmente al estudio de la efectividad de intervenciones en condiciones de práctica clínica habitual.

   El resto de estrategias acordadas son para 'Reforzar el compromiso del Ministerio de Sanidad con el liderazgo de la AP', en el que se contempla, entre otras muchas acciones, la actualización de la cartera de servicios de la AP; y 'Reforzar la orientación comunitaria, la promoción de la salud y la prevención de la AP'.

   El pleno del CISNS de este miércoles se debatirá si incluir en la estrategia medidas para potenciar la figura de la Enfermería en la AP como, por ejemplo, incluir su valoración desde la primera visita del paciente para la apertura de la historia de salud; potenciar la figura del psicólogo clínico en AP y protocolizar la derivación al mismo; potenciar la participación del fisioterapeuta en actividades preventivas, de educación y promoción de la salud; o el papel de los farmacéuticos de AP en su labor de formación y apoyo a los profesionales en el uso racional, eficiente y seguro de los medicamentos.