Actualizado 19/12/2008 14:30 CET

El 20% de las bajas por depresión se atribuye al acoso laboral, según CSIF

VALENCIA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El 20 por ciento de las bajas por depresión se relaciona con episodios de acoso laboral, según los datos que maneja el sindicato CSIF, que indicó en un comunicado que además de los casos "frecuentes de hostigamiento claro de superiores a subordinados o personal en la misma escala", se producen situaciones "menos nítidas, como la falta de formación a la persona que ocupa un puesto laboral o que no reciba explicación sobre sus funciones".

El departamento de Salud Laboral de CSIF insistió en la "complicación" de contar "con cifras claras sobre casos de acoso o 'mobbing'". En el caso de la Comunitat Valenciana, destacó que apenas se dispone de datos y aseguró que la Inspección de Trabajo "hace una función mediadora ante posibles denuncias y evita, así, que lleguen a la vía judicial".

En la Administración pública, según los estudios realizados por CSIF, "el problema pasa más desapercibido y se soluciona con cambio de departamento. En cualquier caso, para demostrar que sucede ese episodio hace falta disponer de pruebas, y en la Comunidad Valenciana no se ha apartado a nadie por acosar, pues ello comportaría un expediente disciplinario y, hasta la fecha, no se ha producido ninguno".

Por contra, señaló que en la empresa privada la situación resulta "diferente". "Se produce muchas veces el acoso para que el afectado abandone 'voluntariamente' y evitar así una demanda por despido improcedente", subrayó.

CSIF apuntó que, según diferentes estudios, los casos "habrían aumentado", pero también los juzgados "han rechazado numerosas denuncias de supuestos acosos que, en realidad, eran faltas muy leves". "Para considerar que se produce ese acoso ha de prolongarse en el tiempo durante un periodo mínimo de seis meses", añadió, y alertó de que "la actual ausencia de denuncias contrastará, en breve, con un incremento", ya que "la inminente reforma legal lo tipificará y será sancionado, por lo que el denunciante tendrá muchas más opciones de ganar un caso".

Las bajas por acoso se incluyen dentro del epígrafe de depresión reactiva, que abarca "cualquier hecho externo que la pueda provocar, desde una separación matrimonial hasta problemas familiares o el citado acoso laboral".